Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

FUERZAS ARMADAS

Saltos en paracaídas, rescates, halcones y reabastecimientos en vuelo en directo

Cientos de zaragozanos visitaron la Base Aérea en una jornada de puertas abiertas.

Los aviones de combate y los helicópteros llamaron la atención de los cientos de personas que ayer visitaron la Base Aérea de Zaragoza.
Saltos en paracaídas, rescates, halcones y reabastecimientos en vuelo en directo
TONI GALáN/A PHOTO AGENCY

La Base Aérea de Zaragoza se convirtió ayer durante unas horas en un improvisado parque temático para los centenares de personas que se acercaron hasta el recinto militar atraídos por una jornada de puertas abiertas. La actividad, organizada con motivo del Día de las Fuerzas Armadas, fue todo un éxito. Los zaragozanos acudieron de forma masiva para presenciar distintas exhibiciones terrestres y aéreas, así como exposiciones de material de las unidades desplegadas en la Base.

Las actividades que llamaron la atención de las decenas de niños que acudieron con sus padres fueron las relacionadas con animales. En concreto, la demostración con perros adiestrados, a cargo de la Escuela de Técnicas de Seguridad y Defensa (ETESDA), que se movían a la más mínima indicación de sus entrenadores. A esta le siguió la exhibición de cetrería, que puso de manifiesto la importancia de los halcones, responsables de ahuyentar al resto de aves y asegurar que no interfieran el vuelo de los aviones.

Entre una y otra, el público pudo contemplar la pasada de un T-10 (Hércules) del Ala 31 y de dos C-15 (F-18 Hornet) en formación del Ala 15. Acto seguido se llevó a cabo un simulacro de reabastecimiento en vuelo de dos C-15 y un T-10.

Una de las demostraciones que concitó más interés entre el público fue el salto de paracaidistas, a cargo del Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo (EADA). Esta es la unidad que primero llega al lugar de las misiones y es la última en marcharse, pues su labor consiste en preparar y desmontar las infraestructuras precisas.

Los zaragozanos presenciaron dos saltos, efectuados desde 8.000 pies de altura, lo que equivale a 2.400 metros, aproximadamente. En el primero intervinieron seis militares que llevaban un paracaídas deportivo (usados en campeonatos de paracaidismo militar) con los colores de la bandera de España. El último de los seis fue un cabo que llevaba la bandera colgada en un pie con una plomada, lo que supuso una dificultad añadida al tomar tierra. El segundo salto se hizo con paracaídas tácticos (los que se utilizan en las misiones operativas), con capacidad para aguantar el peso del militar y del equipo (casco, oxígeno, mochila de unos 40 kilos...). En esta pasada saltó lo que se conoce como tándem, es decir, dos militares en un mismo paracaídas. Su objetivo es infiltrar al personal en el terreno de la misión.

"Lo identificarán porque tiene cuatro piernas", bromeaba el encargado de explicar el ejercicio a los asistentes, mientras todos miraban hacia el cielo tratando de distinguir el tándem del resto de sus compañeros.

La jornada se completó con un simulacro de rescate de un helicóptero HD-21 Superpuma a una persona en un lugar aislado; una toma de máximo esfuerzo de un T-10 y la exhibición de un C-15.

Exposiciones de material

El público pudo conocer también los materiales de los que disponen las Fuerzas Armadas y se pudo visitar una exposición estática del Regimiento de Artillería Antiaérea número 72 y del IV Batallón de Intervención de la Unidad Militar de Emergencia (UME). También intervino personal del Ala 48 y de la Unidad Médica Aérea de Apoyo al Despliegue (UMAAD), la 10ª Escuadrilla de La Armada y la Dirección General de Tráfico. Todas exhibieron el material con el que están dotadas para el desarrollo de su misión.

Este año se cumplen 21 años desde el inicio de las misiones en el extranjero y así se recordaba en una de las carpas, donde se enumeraban las más relevantes. En una exposición fotográfica se recordaba la llevada a cabo en Haití tras el terremoto que devastó el país, pero también las que se hicieron en Indonesia, tras el tsunami de 2005, o en las inundaciones de Tinduf en 2006, entre otras.

Etiquetas