Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

TRIBUNALES

Acusó a su ex por despecho y será él quien vaya a prisión

.

La Audiencia Provincial de Zaragoza ha impuesto cuatro años de prisión a Adolfo M. A. por un delito de tráfico de drogas. De nada le ha servido que esté rehabilitado tras permanecer durante dos años en Proyecto Hombre, donde recibió el alta terapéutica en 2009 tras haber superado completamente su adicción a la cocaína y al alcohol.

El tribunal le ha impuesto esa condena al entender que la droga que se encontró en casa de su ex compañera estaba destinada claramente al tráfico y no al consumo privado.

Pero lo más sorprendente es que Adolfo M. A. se vio procesado tras acusar falsamente a su ex pareja por despecho. Según recoge la sentencia, el 20 de junio de 2007, Adolfo M. A. denunció a su compañera sentimental por lesiones. Ese día dos policías le acompañaron a su casa para que cogiera sus efectos personales y no se generase ningún conflicto entre la pareja. Una vez estaban los tres en el domicilio, Adolfo M. les dijo que su pareja se dedicaba al tráfico de drogas y les entregó una caja que contenía varias bolsitas con un total de 40 gramos de cocaína y todos los útiles necesarios (plásticos cortados, tijeras, una balanza con restos de droga...) para confeccionar palelinas.

Los agentes denunciaron los hechos y el juzgado abrió diligencias contra la ex pareja del acusado. Sin embargo, poco después Adolfo M. A. rectificó ante el juez, dijo que la droga era suya y que la había acusado por despecho. La Fiscalía le acusó de denuncia falsa y de tráfico de drogas.

Aunque el tribunal considera probado que 20 días antes del incidente en la casa de la pareja, el acusado había pedido ayuda en Proyecto Hombre y que se demostró que tenía un problema de adicción, entiende que la cocaína estaba destinada al tráfico y no le aplica ningún atenuante.

Etiquetas