Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ribera baja del ebro

Tres vecinos de Pina sufren quemaduras al arder una carroza durante la vaca de fuego

Uno de los heridos ha tenido que pasar por el quirófano, ya que las llamas le han causado lesiones en el 15% de su cuerpo.

Tres vecinos de la localidad zaragozana de Pina de Ebro sufrieron ayer quemaduras de segundo y tercer grado durante la celebración de la tradicional vaca de fuego. Cuando el astado llevaba apenas unos minutos en la calle, se acercó a la carroza en la que estaban subidos los tres hombres y prendió las ramas con las que se había decorado el remolque. La pintura y el papel actuaron de acelerantes, provocando una gran bola de fuego que alcanzó a los tres ocupantes.

El suceso se produjo sobre las 00.20, cuando cientos de vecinos participaban en el festejo taurino que se celebraba en la plaza de España. El inesperado incendio obligó a encerrar rápidamente al animal para poder asistir a los heridos, que saltaron como pudieron de la carroza escapando del fuego.

El equipo médico que estaba cubriendo el espectáculo se encargó de practicar las primeras curas a las víctimas, pero al comprobar que algunas de las quemaduras revestían gravedad, se optó por trasladarlas al Hospital Miguel Servet de Zaragoza. Según informaron ayer fuentes sanitarias, este domingo permanecían ingresados en la unidad de Quemados Emilio C. A. y José Luis C. B, ambos de 53 años.

Los dos hombres presentan quemaduras de tercer grado, localizadas, principalmente, en las manos y los antebrazos. Uno de ellos -no se ha precisado cual- tiene afectado el 15% de su cuerpo y tuvo que pasar ayer por el quirófano. En cualquier caso, parece que, salvo complicaciones, no existe riesgo vital.

Además de ellos, cuando se produjo el incendio, en la carroza estaba subido Domingo G. N., de 59 años. Según ha podido saber este periódico, este presentaba quemaduras menos graves (de segundo grado), y aunque fue trasladado por precaución a Zaragoza, no tuvo que ser hospitalizado y pudo regresar a casa.

El suceso puso un amargo final a una jornada festiva que había comenzado, precisamente, con el tradicional concurso de carrozas. Tras el acto, que tuvo lugar a las once de la mañana en la plaza de España, todos los participantes partieron en romería a la ermita de San Gregorio, donde se celebró la misa, así como la bendición de términos y de panes. "La carroza que se prendió fuego se había aparcado después de la romería en la plaza, ya que contaba con su propia exposición fotográfica", explicaba ayer el concejal de festejos, Salvador Gabasa.

Según explicaron ayer los Bomberos de Zaragoza y los de la Diputación Provincial, ninguno de los cuerpos fue alertado del suceso. "Las llamas se apagaron ellas solas", explicó Gabasa, al referirse a esta cuestión.

Etiquetas