Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ZARAGOZA

El Acuario fluvial prevé beneficios en su segundo año de apertura

El complejo logró atraer a 85.000 visitantes durante 2009, un número que se prevé repetir este año pese a la crisis. La mortalidad de peces es la mitad que en otras instalaciones.

El cocodrilo del Acuario.
El Acuario fluvial prevé beneficios en su segundo año de apertura
O. DUCH

El Acuario fluvial prevé cerrar este año con beneficios pese al impacto de las obras de la Expo, que mantienen rodeadas las instalaciones con vallas desde su cierre hace dos años. El tirón de los grupos escolares, la diversificación de la oferta y el ajuste de los costes de explotación han permitido que salga adelante este equipamiento, que empezó a ver la luz con la apertura del frente fluvial de Ranillas en octubre del año pasado.

El director del complejo, Iñaki Aguinaga, indicó que a lo largo del 2009 se lograron 85.000 visitantes, un número que se podría repetir este año pese a la crisis. "En fin de semana acuden unas 600 personas y a diario tenemos grupos de escolares y de la tercera edad", dijo.

En este coyuntura, se han ampliado las áreas de investigación y de negocio. Esta semana acudirán a dormir dos grupos de alumnos, que participarán en todo tipo de actividades ambientales, aunque uno de los productos estrella es la celebración de comuniones. "Hay lista de espera", dijo antes de explicar que la cafetería, los banquetes y actos promocionales representan un 10% de la facturación.

Pero el negocio solo es una parte de la vida del Acuario. La investigación es una de las preocupaciones del director técnico, Pedro Gimeno: se colabora con la DGA en el programa de reproducción de la almeja del Ebro, que se pretende ampliar a otras especies en peligro en el Ebro, como el pez lobo. "Y con E-Coralia trabajamos en la reproducción de corales en peligro de extinción", explicó.

El trabajo del equipo del Acuario, compuesto por 15 personas, ha permitido reducir a la mitad la mortalidad de especies respecto a otras instalaciones similares. "Lo normal es que ronde el 2%, pero nosotros estamos en el 1%. Y durante la Expo, pese al estrés que se sometió a los miles de ejemplares con el paso de más de un millón de personas, solo fue de un 10% cuando en los comienzos de un acuario la mortalidad está entre un 20% y un 30%", aseguró Aguinaga.

La evolución de los ejemplares ha sido espectacular. Las pirañas paku ya pesan 40 kilos y las arapaimas pasan del metro y medio de longitud. En unos días llegarán unos mamíferos del Amazonas en peligro de extinción dentro de un programa de reproducción.

Etiquetas