Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

TRIBUNALES

El nuevo sistema informático atasca los juzgados y frena embargos y trámites

Justicia reconoce "pequeñas disfunciones", pero los trabajadores tuvieron que recurrir ayer a lápices de memoria y viejas plantillas.

Un funcionario, ayer, entre cientos de expedientes en trámite.
El nuevo sistema informático atasca los juzgados y frena embargos y trámites
J. M. MARCO

El estreno del 'Minerva NOJ', como se conoce al nuevo sistema informático de los juzgados aragoneses, provocó ayer cierto atasco en la mayoría de las sedes judiciales. Los problemas más importantes se registraron en el juzgado de guardia de Zaragoza, que tuvo que recurrir a los lápices de memoria y a las viejas plantillas para hacer las diligencias, y en los juzgados de primera instancia, donde decenas de embargos, subastas y ejecuciones sufrieron un considerable retraso.

Según reconoció ayer el propio juez decano, Ángel Dolado, tampoco se pudo trabajar con normalidad en los juzgados de lo Penal y en los de lo Social. Menos problemas tuvieron en los de instrucción y en los de lo Contencioso-administrativo. "Lo que ocurre es que si el programa falla, no nos quedan alternativas. Es decir, no podemos volver a hacer el trabajo con el sistema antiguo, porque todo tiene que tramitarse ahora con el nuevo", explicaba Dolado. "En cualquier caso, yo creo que no debemos ser alarmistas. La DGA ha hecho bien las cosas y, aunque supongo que habrá que esperar unos días, todo terminará funcionando perfectamente", añadía.

Los trabajadores del Juzgado de Instrucción número 9, ayer de guardia, reconocían a mediodía que arrastraban un retraso considerable. "Menos mal que han entrado pocos asuntos y está siendo una guardia tranquila. Pero, a estas horas, todo este papeleo tendría que estar ya resuelto", explicaba una funcionaria. "Esto pasa porque no nos han preparado para manejar el nuevo programa. Además, están surgiendo problemas que ni los informáticos son capaces de resolver", comentaba otro funcionario.

En los 19 juzgados de Primera Instancia de la plaza del Pilar, tampoco resultó fácil trabajar ayer. "Somos incapaces de encontrar los documentos en el nuevo sistema. Y sin esta documentación, no podemos hacer nada", reconocían los trabajadores del Juzgado de Primera Instancia número 17. Su secretaria recordaba que la crisis ha multiplicado el volumen de trabajo, ya que son ellos los encargados de ejecutar los embargos, impagos, subastas de inmuebles... "Actualmente, en este juzgado tenemos abiertas alrededor de 1.500 ejecuciones, y la cifra sigue aumentando", indicaba. "Confiamos en que esta contingencia informática se solucionará pronto, porque de lo contrario podrían aumentar todavía más los retrasos", añadía.

Por su parte, el director general de Justicia, José Borrás, restó ayer importancia a las "pequeñas disfunciones" que han surgido con la puesta en marcha del nuevo sistema informático. "Es normal que cuando se implanta una herramienta de esta magnitud se plantee algún problema, pero están siendo mínimos", aseguró. La DGA cuenta con un equipo de siete informáticos para solucionar las contingencias, y va a ofrecer cursos de formación a los funcionarios. "Se han hecho ya más de 50, pero haremos más y se ofrecerán programas de formación on line", explicó.

Etiquetas