Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

TRIBUNALES

"Si no me llego a levantar de la cama para ir al baño, nos quema vivas a las dos"

Un maltratador se enfrenta a 21 años de prisión por incendiar el piso de su ex parejaQuebrantó la orden de alejamiento nada más salir de la cárcel, donde entró por agredirla.

El acusado, a su llegada ayer a la Audiencia de Zaragoza.
"Si no me llego a levantar de la cama para ir al baño, nos quema vivas a las dos"
J. M. MARCO

Primero, arrojó piedras y alguna botella de cristal contra su balcón. Después, se presentó en su casa, derribó la puerta y entró al asalto con un cuchillo. Más tarde, regresó y prendió fuego al piso. Su intención era acabar con la vida de su ex pareja, a la que ya había agredido en alguna ocasión y a la que tenía prohibido aproximarse. Pero al incendiar la vivienda, estuvo a punto de provocar una tragedia mucho mayor. Además de la víctima, en el domicilio dormía también una amiga.

"Si no me llego a levantar de la cama para ir al baño, nos quema vivas a las dos", explicó ayer la víctima al tribunal encargado de juzgar a José Manuel C. S., para quien la Fiscalía pide ahora 21 años de cárcel. Además del incendio, le acusa de un delito continuado de quebrantamiento de medida cautelar, amenazas graves, allanamiento de morada, daños, hurto y lesiones. El procesado se encuentra en prisión provisional por estos hechos, pero ya había sido encerrado varias veces previamente. "La última , por pegarle dos puñetazos a esta tía", como explicó el propio acusado a la representante del Ministerio Público, en alusión a su ex compañera sentimental.

El incendio del piso se produjo sobre las seis de la madrugada del 20 de septiembre de 2008. Por aquellas fechas, la víctima estaba viviendo en casa de una amiga, en un edificio de la calle de la Condesa de Bureta, en el Casco Histórico de Zaragoza. "Primero fueron unos botellazos", recordó esa amiga ayer al tribunal. "Luego, rompió la puerta y entró en la casa. Lo hizo a patada limpia, con una navaja en la mano", explicó.

La mujer plantó cara al acusado, pero este iba buscando a su ex pareja desesperadamente y dijo que la mataría a ella también si trataba de ayudarla. "Decía que iba a prender fuego al piso con nosotras dentro, pero pensé que eran solo palabras, que no sería capaz de hacerlo", recordó ayer la amiga durante la vista celebrada en la Audiencia de Zaragoza. Cuando esta amenazó con llamar a la Policía, el hombre decidió darse a la fuga. Antes, se hizo con el bolso de la víctima y toda su documentación. Como la puerta del piso había sufrido importantes daños, la amiga tuvo que colocar otra puerta detrás para tratar de impedir que alguien volviera a entrar.

Bajo el efecto del tranquimazín

"Cuando entró por primera vez en el piso, yo estaba en la cama y ni me enteré. Mi amiga me preguntó que cómo podía ser que no hubiera oído nada", declaró ayer la ex pareja del acusado. "Pero es que aquella noche me había tomado tres tranquimazines y alguna otra cosa", explicó la víctima, que también reconoció que trabaja como prostituta".

"El susto me lo llevé después -añadió-, cuando me levanté para ir al baño y me encontré con el salón en llamas. Al principio no sabía si era una pesadilla o era real, pero enseguida reaccioné y fui a despertar a mi amiga. Tuve que sacarla de los pelos".

La proximidad del piso al parque de Bomberos de la calle de Palafox facilitó una rápida intervención. En cualquier caso, las llamas y el humo llegaron a alcanzar la escalera y varias viviendas del bloque sufrieron daños. Todos los vecinos tuvieron que ser desalojados.

El acusado lo negó ayer todo. "Ni siquiera he tenido nunca una relación sentimental con esta mujer", dijo. "Simplemente, contrataba sus servicios de vez en cuando, pagaba y listo", añadió. Reconoció que tenía una orden de alejamiento que le impedía aproximarse a la mujer. "Pero es que yo aquella noche no estuve en esa casa", insistió.

Etiquetas