Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

SALUD

El Servet incorpora una consulta para trabajadores expuestos al amianto

A través del programa se harán exámenes médicos a los trabajadores jubilados que han estado en contacto con este mineral.

El Hospital Miguel Servet de Zaragoza incorporará una nueva consulta médica para trabajadores, que ahora no están en activo (principalmente jubilados) y que han estado expuestos al amianto, un mineral que puede ocasionar graves daños en la salud de las personas. En el programa, que comenzará a funcionar a mediados de este mismo mes, ya hay incluidas unas 500 personas de toda la Comunidad aragonesa.

Los efectos del polvo de amianto o también conocido como asbesto se manifiestan tras un largo periodo de latencia, entre 10 y 30 años. Normalmente, pueden aparecer enfermedades que afectan a los pulmones y a la membrana que los recubre, la pleura. En concreto, puede ocasionar fibrosis pulmonares, placas pleurales, cáncer de pulmón o mesoteliomas, entre otras afecciones. Precisamente, entre 1999 y 2007 se contabilizaron en Aragón 88 muertes (66 varones y 22 mujeres). Y se estima que entre un 80% y 90% de los casos estarían relacionados con la exposición al amianto.

En junio de 2002 se prohibió su total comercialización o su uso, pero se mantienen las instalaciones o productos con amianto mientras dure su vida útil o se retire (se encuentra en determinados aislantes térmicos y acústicos, estructuras metálicas, telas asfálticas, depósitos y conducciones de fibrocemento...)

Por ello, hay todavía una veintena de empresas, cuyos trabajadores están expuestos a este material (muchas de ellas son compañías de mantenimiento o demolición de edificios). A todas ellas se les exige cumplir una serie de normas de seguridad para evitar cualquier problema.

"No obstante, queremos hacer hincapié en que estamos seguros de que en la mayoría de las personas que vengan a los controles no va a haber problemas", apuntó el asesor técnico de Salud Pública, Luis Gascón. En concreto, el objetivo del programa es "detectar precozmente" cualquier patología relacionada con la exposición laboral al amianto en aquellos trabajadores que han tenido contacto con dicho mineral, pero que no están activos en la empresa. "Entendemos que los empleados que están en activo pasan reconocimientos en las propias compañías", explicó Gascón.

Respuesta positiva

Ya se han enviado las primeras cartas a los seleccionados. Se les irá citando para practicarles algunas pruebas: reconocimientos respiratorios, radiológicos, pruebas funcionales... "Según las necesidades que se detecten se les harán unas u otras. Si no les sale nada, los exámenes se repetirán cada tres años", precisó la jefa de sección de Salud Laboral, Nieves Martínez.

El neumólogo del Hospital Miguel Servet Jesús Arribas, coordinador de esta consulta que se hará una vez a la semana, hizo hincapié en la importancia de esta iniciativa para la detección precoz de las enfermedades relacionadas con el amianto. Señaló que no todo el mundo que está expuesto desarrolla enfermedades y recordó que cuánto mayor sea la intensidad de la exposición, más riesgo de que aparezcan lesiones.

No obstante, incidió en que a través de esta consulta también se trabajará en la prevención de los agentes externos que pueden potenciar los efectos cancerígenos del amianto. "Si eres fumador hay más posibilidades. Queremos también hacer educación antitabáquica. Se ofrecerán consultas de deshabituación a los que quieran dejar de fumar", precisó el doctor.

El programa lo ha iniciado el Departamento de Salud y Consumo del Gobierno de Aragón, a iniciativa de la Dirección General de Salud Pública y con la colaboración del Servicio Aragonés de Salud. En otras comunidades ya está en marcha desde hace algún tiempo.

Aunque la consulta todavía no ha comenzado a funcionar, según la jefa de sección de Salud Laboral, la respuesta de los primeros aragoneses que han recibido la carta está siendo muy positiva. "Parece que hay interés. Hay gente que ha llamado para consultar, para cambiar citas porque el día fijado no pueden venir...", explicó Martínez.

Precisamente, CC.OO. denunció el jueves la muerte de un jubilado de 68 años que había estado expuesto al amianto. El sindicato reclama a la Administración la creación de fondos para el estudio de la patología y elementos paliativos para los afectados.

Etiquetas