Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ZARAGOZA

Unas filtraciones obligan a quitar cientos de baldosas de la plaza del Seminario

Solo año y medio después de su inauguración, las constructoras tiene que sustituir fragmentos de la tela asfáltica por unas fugas que afectan a la primera planta del sótano.

Esta semana los obreros han levantado las baldosas más cercanas a la lámina de agua
Unas filtraciones obligan a quitar cientos de baldosas de la plaza del Seminario
JOSÉ MIGUEL MARCO

El 15 julio de 2008 el alcalde Juan Alberto Belloch inauguraba el nuevo gran centro administrativo del antiguo Seminario, convertido en sede municipal tras una inversión millonaria. Solo año y medio después, la plaza por la que se accede al edificio se encuentra en obras, con operarios retirando cientos de las nuevas baldosas.

 

El motivo son las filtraciones que sufre este espacio, y que afecta a la primera planta del sótano, dedicada fundamentalmente a garajes. Los daños en este sótano no son importantes, pero las fugas -agudizadas por las recientes y abundantes lluvias- han obligado a retirar estas baldosas con el objetivo de sustituir la tela asfáltica que, según fuentes cercanas a la obra, es la que ha fallado.

 

Cuando se retiren las baldosas se cambiará esta tela asfáltica, que debe impermeabilizar el terreno, y se volverá a colocar el pavimento en su sitio. Fuentes de Urbanismo aclararon que serán las empresas contratistas (Acciona y Arascón) las que corran con los gastos de estos trabajos, ya que la obra se encuentra en garantía.

 

Las mismas fuentes reconocieron que en los últimos días se percataron de que había entrado agua en el sótano "por alguna parte", por lo que estaban levantando el firme para encontrar el punto por el que se cuela el agua. También quisieron aclarar que el sótano no se ha visto gravemente afectado, al margen de las manchas que han provocado las humedades.

 

Esta plaza ha tenido más problemas relacionados con el agua, ya que las láminas que se encuentran justo al lado de la puerta han estado sin agua durante muchos meses. Sin embargo, las citadas fuentes municipales negaron en todo momento que estas deficiencias de los estanques tuvieran nada que ver con las filtraciones que ha sufrido la zona recientemente. De hecho, en estos momentos contienen agua en su interior.

Un edificio polémico

El Seminario poco a poco se está convirtiendo en el centro administrativo de gestiones municipales, aunque la polémica ha rodeado a este edificio por los retrasos y los desfases económicos acumulados. Ya son alrededor de 600 los funcionarios que allí trabajan, después de que recientemente se trasladaran los trabajadores de inspección tributaria que desarrollaban su labor en el edificio Trovador -en la plaza de Antonio Beltrán Martínez-.

 

Aún están pendientes de pasar al Seminario los funcionarios de Arquitectura (77), Régimen Interior (143), Medio Ambiente y Sostenibilidad (28) y los que faltan de Hacienda y Economía (más de 150). Cuando se complete la mudanza, habrá un millar de personas trabajando en este edificio, situado en Vía Hispanidad.

 

Sin embargo, hasta llegar a este momento el Seminario ha tenido que superar varios problemas, desde que el Consistorio firmara con el Arzobispado un acuerdo para que pasara a ser de propiedad municipal, en la primavera de 2002. Las obras fueron adjudicadas a Acciona y Arascón y comenzaron en septiembre de 2005. El mayor contratiempo fue el derrumbamiento del ala este del edificio, que se vino abajo por "agotamiento" de un pilar en agosto de 2005.

 

Tras varias modificaciones por obras complementarias, finalmente el edificio acaba con un sobrecoste de 25 millones de euros.

Etiquetas