Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

TRIBUNALES

Los dos presos sospechosos de apuñalar a otro en Zuera, imputados por asesinato

La Guardia Civil cree que Santiago D. C. y Rogelio V. M. fueron los autores de la agresión. Ambos se conocían de otra prisión y uno de ellos tuvo un encontronazo con la víctima.

Los dos reclusos sospechosos de la muerte de un tercero en la cárcel de Zuera han sido imputados por asesinato. Aunque la jueza que instruye el caso ha declarado el secreto de sumario, la Guardia Civil confirmó ayer que considera que Santiago D. C. y Rogelio V. M. son los autores de la agresión que acabó con la vida de Antonio Jiménez Hernández.

 

Según ha podido saber este periódico de fuentes del centro penitenciario, aunque llevaban muy poco tiempo en la prisión zaragozana -el que más, desde septiembre de 2009-, los imputados se conocían de haber coincidido en otra cárcel. Uno de ellos, Santiago D. C., presunto autor material de la muerte, había tenido un encontronazo con la víctima.

 

"Llegó a Zuera el día 27 de enero y al poco discutió con Antonio Jiménez en la subida a las celdas -explicaron las mismas fuentes-. Fue por alguna cuestión menor, al parecer por un tema de cigarrillos, pero Santiago D. C. consideró que el otro le había dejado en ridículo delante de los demás según los códigos de los presos". Lo que no pudieron precisar las fuentes consultadas fue cuál podría haber sido la participación del otro preso -Rogelio V. M.- en el asesinato.

 

Los hechos sucedieron el pasado 2 de febrero en torno a las 17.00, hora en la que los funcionarios abren las celdas de forma automática y escalonada para que los internos salgan a las zonas comunes. Nada más abrirse la puerta de la víctima, un preso entró en el habitáculo de Antonio Jiménez y le atravesó el corazón con un 'pincho' -un instrumento cortante que se fabrican los reclusos-.

 

La muerte se produjo en el acto. El agresor salió rápidamente de la celda y se deshizo del arma, que al parecer todavía no ha podido ser encontrada por los funcionarios a pesar del registro que se hizo de las dependencias.

 

Agentes de la Comandancia de la Guardia Civil de Zaragoza se hicieron cargo de la investigación y desde un primer momento sospecharon de los ahora imputados. Como ya publicó HERALDO, ambos fueron aislados del resto de reclusos mientras continuaban las pesquisas.

Conflictivos y peligrosos

El portavoz del sindicato CSIF en la prisión de Zuera, Eliseo Pérez, reiteró ayer que tanto Santiago D. C. como Rogelio V. M son internos "muy peligrosos y conflictivos" que, aunque en el momento del crimen se encontraban en segundo grado -un régimen que permite hacer vida con otros presos-, deberían haber estado en primer grado -el más estricto, que restringe los movimientos y las actividades de los reclusos-.

 

La víctima mortal, la primera de forma violenta que se produce en el centro penitenciario desde su apertura en 2001, había nacido en Zaragoza, pero desde los años 80 vivió en Cataluña. En 2004 huyó de los juzgados del Prat de Llobregat con otro recluso que mató a un policía en su fuga. Hace un mes murió otro recluso, Manuel Ortiz Perea, en extrañas circunstancias.

Etiquetas