Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

MOVILIDAD

Las 'bizis' no solo son para el verano

Las 'bizis' no solo son para el verano
Las 'bizis' no solo son para el verano
oliver duch

Las bicicletas tiritan con el frío y la lluvia, pero no se quedan totalmente congeladas. Los días de duro invierno tienen sus consecuencias directas en la movilidad sobre dos ruedas, pero no acaban con ella. Los datos de usos del servicio Bizi hablan de que con temperaturas bajas y lluvia se reduce el tránsito de vehículos, pero hasta en los días de nieve aguantan un millar de personas que hacen un uso diario del servicio.

Por ejemplo, el pasado 9 de enero fue una jornada de lluvia, vientos de hasta 50 kilómetros por hora y temperaturas que llegaron a estar bajo cero en Zaragoza. Además era sábado, día que junto al domingo son los de menos usos de Bizi de la semana. Pese a todo, el servicio registró 1.650 usos, una cifra notablemente inferior a la habitual, pero significativa.

El punto más bajo al que ha llegado el servicio Bizi en los últimos meses se alcanzó el 21 de diciembre. Nevó en Zaragoza y el mercurio marcó un grado bajo cero. Ese día, solo 980 personas usaron el Bizi. Lo normal en esta época del año es que estos vehículos hagan entre 6.000 y 7.000 viajes al día, y se mantiene la tendencia de que son más usados entre semana para desplazamientos rutinarios.

El 20 de enero, por ejemplo, día con vientos de 25 kilómetros por hora y temperaturas agradables (entre 7 y 13 grados), se dieron 6.900 usos del servicio. Se trata de unas cifras elevadas, por encima incluso de algunos días del pasado verano, aunque hay que tener en cuenta que entonces había menos abonados, menos estaciones y menos bicicletas.

Sergio Calle es todo un veterano del Bizi, ya que entró en la primera remesa de socios -antes de la Expo- y desde entonces la usa todos los días laborables cuatro veces, para ir y volver del trabajo por la mañana y por la tarde. "Estos días cuesta un poco más, pero es cuestión de abrigarse un poco. Lo que más sufren son las orejas", dice. Paola Cisneros, por su parte, prefiere desplazarse con su bicicleta particular. Aunque reconoce que si hace mucho frío no va sobre dos ruedas, dice que "si te abrigas bien, no hay problema".

La última ampliación de Bizi se produjo a finales del año pasado, aunque las últimas tarjetas de usuarios están llegando estos días. Con esta nueva fase se hicieron 5.000 nuevos socios, de una lista de espera de 15.000. El número total de usuarios es de casi 30.000, mientras que las bicicletas llegan a 1.000 y los terminales para estacionarlas, a 100.

Etiquetas