Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ZARAGOZA

Unos 30.000 vecinos pasan más de 60 horas sin suministro de agua potable

Utebo, Casetas, Garrapinillos y Monzalbarba recuperaron el servicio a primera hora de ayer. Es el cuarto corte en nueve meses.

Varios operarios trabajaron desde el viernes.
Unos 30.000 vecinos pasan más de 60 horas sin suministro de agua potable
ESTHER CASAS

El agua volvió a salir por los grifos de Utebo, Casetas, Garrapinillos y Monzalbarba a primera hora de la mañana de ayer. Así, se puso fin a un corte del suministro que duró más de 60 horas y que estuvo causado por una fuga en la tubería que transporta el agua desde la planta potabilizadora de Casablanca hasta estas cuatro localidades.

 

En Garrapinillos, sobre las 8.40 empezó a correr un hilo de agua embarrada, aunque no fue hasta media hora después cuando esta salió completamente limpia y apta para el consumo.

 

Según las primeras previsiones del Ayuntamiento de Zaragoza, el suministro debía de haberse restablecido la tarde del sábado. Sin embargo, los trabajos se retrasaron, ya que el tramo de la tubería en el que se encontraba la rotura era de difícil acceso. Por este motivo, la soldadura no concluyó hasta las 0.30 de la noche del sábado al domingo.

 

A partir de entonces, se procedió al llenado de la tubería. Esta es una canalización de grandes dimensiones -tiene un metro de diámetro y diez kilómetros de largo- lo que hizo que el proceso de llenado tardara alrededor de seis horas. El resultado fueron 60 horas sin que los 30.000 vecinos pudieran disponer de agua potable.

 

Se trata del cuarto corte de agua en menos de nueve meses y del más largo de ellos. En mayo de 2009, los vecinos de la carretera de Logroño estuvieron dos días sin agua; el 23 de septiembre el corte solo duró uno, algo que se repitió el pasado 15 de diciembre. El listado de problemas en la misma tubería es ya extenso. Además, esta no dispone de canalizaciones alternativas para garantizar el abastecimiento en caso de rotura, como ocurre en la ciudad. Por eso, el Ayuntamiento de Zaragoza tenía previsto arreglar el tramo afectado en las próximas semanas mediante un convenio con Fomento, según explicaron fuentes de Vialidad y Aguas del Consistorio.

 

El alcalde de Utebo, Miguel Dalmau, explicó que, al parecer, la idea es colocar una nueva tubería en el tramo afectado que se empalmaría a la antigua por un 'bypass'. Además, también se sacaría una de las partes al exterior, dado que la actual tubería se ecuentra totalmente soterrada.

Soluciones alternativas

Pero además, desde los núcleos afectados también se trabaja para buscar soluciones alternativas al problema. Dalmau comentó que ellos llevan tiempo negociando junto con otros municipios la instalación de una planta potabilizadora en Pinseque desde la que se pudiese suministrar agua a las localidades próximas. Sin embargo, recordó que es un proceso lento que exige "mucha planificación y gestión".

 

Los vecinos del eje de la carretera de Logroño demandan soluciones urgentemente. Para Paulino Portillo, residente en Utebo, "no es normal que esto ocurra en pleno siglo XXI". Han pasado más de dos día con las reservas que pudieron acumular el jueves. Ese día, sobre las 20.00 se difundió un bando informando de lo que había pasado y avisando a los vecinos de que recogiesen todo el agua posible. Además, se colocaron depósitos en los edificios públicos, como los colegios, para que estos pudiesen funcionar con normalidad durante el viernes. Sin embargo, a las 22.00 el suministro se cortó definitivamente.

 

Para los que no se enteraron y para poder ir reponiendo el agua que se consumía, camiones cisternas estuvieron circulando por las localidades afectadas. Aun con todo, esto no fue suficiente y muchos vecinos tuvieron que andar hasta pozos cercanos en busca de agua. A título anecdótico puede citarse que algún equipo de fútbol local ha tenido más seguidores de lo habitual este fin de semana: vecinos que acompañaban a los jugadores para poder asearse en las duchas del equipo rival.

Los más afectados

Otros de los grandes afectados han sido los trabajadores de la zona. Luis Miguel Juste, propietario de una peluquería de Utebo, calificó la situación de "tercermundista". En su es establecimiento este fin de semana se ha trabajado con depósitos de agua y jarras. "Hemos abierto por compromiso, pero para nosotros esto supone un perjuicio económico", explicó Juste, a quien le gustaría saber si alguien les va a indemnizar por los daños causados. Para este peluquero es necesario que se realice una reforma integral de la tubería. "Llevamos así 30 años y todavía no se ha hecho nada en condiciones", añadió.

Etiquetas