Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ZARAGOZA

Una aseguradora deberá pagar 1.016.757 euros a una joven que perdió un brazo en un siniestro

El juez, para calcular la indemnización, ha valorado las prótesis que la víctima, de 38 años, necesitará a lo largo de su vida.

La compañía de seguros Axa deberá pagar 1.016.757 en concepto de indemnización a una joven que perdió el brazo derecho en un accidente de tráfico. Un juzgado de Valls (Tarragona) ha condenado al conductor de la furgoneta en la que viajaba la víctima y a la compañía Ruzafa Rent a Car S.A., propietaria del vehículo, a que abonen a la mujer 320.931 euros y 641.862, respectivamente. De estas cantidades responderá directa y solidariamente la compañía aseguradora Axa Aurora Ibérica de Seguros y Reaseguros.

 

La sentencia, que puede ser recurrida, es muy similar a la dictada recientemente por la Audiencia Provincial de Zaragoza, que confirmó un fallo del Juzgado de lo Penal número 6 en el que otorgaba una indemnización de 474.000 euros a una mujer de 73 años a la que hubo que amputar una pierna tras ser atropellada por un autobús de Tuzsa del que se acababa de bajar.

 

El accidente es distinto en este caso, pero el argumento para calcular la cuantía es el mismo: en ambas se valora que las víctimas necesitarán prótesis durante toda la vida y los responsables de sus lesiones son quienes deben sufragarlas. A las dos se les causó daños irreparables por lo que, según los tribunales, se les debe asegurar la posibilidad de "minimizar sus limitaciones físicas".

Accidente en Tarragona

El accidente que mutiló a la joven ocurrió en julio de 2005, en la autopista de Zaragoza a Barcelona (AP-2). Ella iba de copiloto en una furgoneta que, junto a un amigo, habían alquilado a la empresa Ruzafa para transportar sus muebles de la capital aragonesa a la ciudad condal. A la altura del municipio de Montblanc, una rueda de la furgoneta reventó, el vehículo volcó y la pasajera salió despedida. Los Mossos d'Esquadra determinaron que la causa del siniestro fue el reventón de la rueda, producto del deficiente mantenimiento del vehículo, así como un exceso de velocidad del conductor. A consecuencia de las lesiones sufridas, los médicos debieron amputarle el brazo derecho a la altura del hombro.

 

Aunque han sido cinco años de lucha, al final, su abogado, Ignacio Martín del Pozo, ha logrado una importante sentencia que puede garantizarle su futuro, si la Audiencia Provincial de Tarragona la confirma.

 

La demanda se interpuso en julio de 2008 y en ella se pedía que se condenase al conductor, a la empresa Ruzafa y a la compañía de seguros Axa, como responsable civil, al pago de 358.050 euros. También se pedía que se declarase el derecho de la víctima a cuantas prótesis funcionales y estéticas necesitara a lo largo de su vida. Ahí debían incluirse los gastos de adaptación, reposición, asistenciales y terapéuticos derivados de su uso, más los intereses legales.

 

Aunque las tres partes se opusieron, en el acto del juicio el letrado Ignacio Martín propuso que un perito judicial actuario de seguros elaborase un informe sobre el coste de la prótesis estética y funcional, así como de su mantenimiento teniendo en cuenta la esperanza de vida de la joven, que tenía 34 años en el momento del accidente. Ninguno de los letrados alegó nada en contra y el juez solicitó el informe. El perito llegó a la conclusión de que a lo largo de su vida la joven necesitaría prótesis mioeléctricas por valor de 804.921 euros y otras estéticas valoradas en 388.457 euros. Tras descontar un aval y otras cantidades que ya se han adelantado por la compañía, la suma que queda por pagar es de 962.793 euros.

Etiquetas