Despliega el menú
Zaragoza

ZARAGOZA

Las constructoras del Palacio de Congresos reparan las deficiencias de obra y conservación

La concesionaria seguirá al frente tras pagar el segundo canon, por lo que a la DGA solo le queda revisar periódicamente el edificio.

Tras meses de protestas y de dar un imagen pública de dejadez, el Palacio de Congresos está al fin de obras para subsanar los desperfectos que han puesto en tela de juicio uno de los símbolos de la Expo y de las aspiraciones de Zaragoza para convertirse en organizadora de grandes eventos. Las constructoras del edificio, Brues, Ideconsa y Sacyr, han asumido directamente la reparación de las incidencias de obra y también las de mantenimiento, en la que trabaja una brigada desde la semana pasada. La previsión es acabar los trabajos a lo largo de la próxima semana.

 

El Palacio de Congresos tiene una garantía de obra de dos años, a la que ha recurrido su propietario, el Gobierno de Aragón, para subsanar las deficiencias tras hacerse públicas, entre las que destacan las goteras y filtraciones distribuidas por tres plantas del complejo y los sanitarios rotos y fuera de servicio desde hace meses. Las constructoras también han asumido la limpieza de las bajantes, otro de los focos de los problemas de un macroedificio inaugurado para la Expo y que ha costado 87,6 millones de euros a las arcas autonómicas.

 

El presidente del grupo Paradís, Armando Béjar, señaló que el edificio va a quedar "en condiciones". "Hemos mantenido bastantes reuniones, y muy ejecutivas, con la DGA y las constructoras, para que el Palacio esté impecable", añadió.

 

Lo que no podrá cambiar, al menos por el momento, es la empresa concesionaria, ya que los socios de Fodimetac han logrado reunir el dinero suficiente para pagar el segundo canon a la DGA, el variable. La semana pasada pagó la suma, que ninguna de las partes aclaró, y que supone el 3% de la facturación neta del ejercicio 2009. De esta forma, la Consejería de Cultura se queda sin motivos objetivos y claros para rescindir el contrato, tal y como pretendía, porque Fodimetac también pagó a mediados de enero el canon fijo, que asciende a 140.000 euros.

 

Su única salida para garantizar el servicio a los congresistas y los asistentes a los espectáculos que se organizan en el Palacio es estar encima de la gestión y hacer un seguimiento exhaustivo del mantenimiento. El pliego de condiciones ya permitía hacer este trabajo desde el primer día, tal y como se especifica: "El Gobierno de Aragón podrá inspeccionar en todo momento el estado de conservación del Palacio de Congresos y señalar las reparaciones que deban realizarse, quedando el adjudicatario obligado a ejecutarlas a su cargo en el plazo que se le señale".

 

Y no solo eso. El documento establecía con claridad las obligaciones de la concesionaria, "obligada a conservar el edificio y sus instalaciones y equipamiento en perfecto estado de utilización, limpieza, higiene y ornato, realizando a su cargo el mantenimiento y las reparaciones ordinarias y extraordinarias que sean precisas".

Cambio accionarial

Al mismo tiempo que Fodimetac reunía el dinero, hubo cambios en el accionariado. El socio mayoritario sigue siendo el grupo catalán Paradís, a través de Coreme, con un 60%, pero la empresa del director del Palacio, la también barcelonesa Otac, adquirió el pasado 20 de enero la participación de Focus y pasa a disponer del 35%. La zaragozana Di&Co, que no participa en la gestión ni en las decisiones desde hace casi un año, mantiene el 5% restante.

 

El reto se centra ahora en asegurar el servicio en los distintos eventos contratados, entre los que destaca el congreso de Hipertensión, que congregará a 4.500 personas a finales de marzo. Su organizador, el doctor Javier Cía, ha mantenido reuniones con la concesionaria y con el Gobierno de Aragón para reclamar garantías de que el Palacio estará en perfectas condiciones. También se mantienen cuatro actos dentro del marco de la Presidencia española de la UE, aunque un quinto celebrado en los dos últimos días fue anulado con antelación y se trasladó al World Trade Center.

Etiquetas