Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

JUICIO

"Sen han vuelto a burlar de los muertos y del sistema judicial español"

Los familiares de los fallecidos consideran "indignante" la incomparecencia, por segunda vez, de la contratista alemana

Se confirmaron los peores presagios de las familias, y lo que a primera hora de la mañana era solo una indeseable posibilidad terminó tornándose en una amarga realidad: Chapman volvía a darles plantón. Un agente judicial voceó varias veces el nombre de Russi Batliwala, su representante legal en Alemania. Pero nadie se dio por enterado. "No sé por qué no ha venido", contestó el abogado de la empresa alemana en sala cuando se le preguntó por la incomparecencia del testigo.

 

"Este señor es un sinvergüenza declarado. Y no me escondo. El que quiera que venga y que me lo rebata. No tengo ningún problema. Yo no voy a ir a la cárcel por decir que es un sinvergüenza integral. He dicho cosas peores y no me han encerrado", declaraba ayer en los pasillos de los Juzgados Francisco Cardona, padre de uno de los militares fallecidos en Turquía. Como el resto de familiares, este valenciano no podía ocultar su "absoluta indignación" e insistía en que la contratista "se ha vuelto a burlar de los muertos y del sistema judicial español".

 

Antes de que se celebrara la primera sesión del juicio, Cardona ya advertía de que "en este proceso, cada vez queda menos lugar para el optimismo". "Cuando has sufrido tantos engaños durante siete años, que vas a esperar", se lamentaba.

 

Para el presidente de la Asociación de Familiares de Víctimas del Yak-42, Miguel Ángel Sencianes, lo ocurrido ayer responde a una estrategia "de dilación y de obstrucción a la Justicia" por parte de la empresa. El portavoz de los demandantes lamentó también el "poco respeto y sensibilidad" mostrados hacía los muertos y sus seres queridos. "Si no quiere venir a contestar las preguntas que se le hacen será porque realmente no tiene nada que decir a la sentencia anterior y la ratifican", apostilló Sencianes. En el juicio de 2006, las tres empresas demandadas fueron condenadas a pagar 9,8 millones de euros en total.

 

El letrado zaragozano Javier Hernández, que defiende los intereses de varias familias, también fue especialmente crítico con la actitud de la empresa Chapman Freeborn, que calificó de "irresponsable". El abogado restó validez a los supuestos billetes presentados por la empresa a nombre de los fallecidos, y recordó que han sido impugnados por los demandantes.

Etiquetas