Despliega el menú
Zaragoza

ZARAGOZA

La velocidad media por casi todas las calles céntricas no supera los 19 kilómetros por hora

César Augusto, Sagasta y el Coso son las vías más lentas, mientras que la avenida de los Pirineos es la más rápida.

La velocidad media por casi todas las calles céntricas no supera los 19 kilómetros por hora
La velocidad media por casi todas las calles céntricas no supera los 19 kilómetros por hora
HERALDO

Viajar en coche por el centro no es garantía de una buena velocidad. A la espera de que comience el proceso de extensión de las vías pacificadas por la ciudad, que limitará la velocidad a 30 kilómetros por hora para facilitar el tránsito peatonal y ciclista, el último estudio elaborado por el Ayuntamiento de Zaragoza concluye que en buena parte de las calles más céntricas las velocidades medias de circulación oscilan entre los 12 y los 19 kilómetros por hora, frente a la media de la ciudad, que es de 23,68 kilómetros por hora.

 

El citado informe, que data del año 2008, establece cinco tramos de velocidad media y los distribuye por distintas rutas, que tienen en cuenta el tiempo en que los coches están parados, por ejemplo en los semáforos. Los itinerarios más lentos son, sobre todo, los que pasan por las calles más céntricas y del Casco Histórico. Su escaso número de carriles y la gran intensidad circulatoria que soportan provoca unas medias especialmente bajas.

 

Es lo que ocurre, por ejemplo, en la avenida de César Augusto (en dirección al Ebro), donde la media es de 13,2 kilómetros por hora; en Sagasta (sentido hacia el centro), donde se circula a 12,2 kilómetros a la hora; o en el itinerario de San Vicente de Paúl hasta el puente de Santiago, donde es frecuente moverse a 14,2 kilómetros por hora de media.

 

En este grupo están también el paseo de la Independencia, por su gran cantidad de semáforos, Conde de Aranda (en dirección al centro) o la calle de Don Jaime. El eje de San Juan de la Cruz y Juan Pablo Bonet hacia Sagasta y Cuéllar también suele presentar dificultades, así como el de Fernando el Católico y Gran Vía (ahora cortadas por las obras del tranvía) en dirección a Paraíso. Antes de que hubiera zanjas, por allí se circulaba a 14,1 kilómetros por hora.

En Las Delicias y San José

No obstante, en el listado de vías lentas aparecen algunas calles de los barrios tradicionales, como Las Delicias o San José. Es el caso de Vicente Berdusán, en dirección a la plaza de Roma, donde tampoco se superan los 19 kilómetros por hora. Algo parecido le ocurre a la avenida de Madrid, que en sus dos carriles reservados para la circulación de vehículos son frecuentes los atascos por la alta intensidad viaria y la gran cantidad de semáforos. Algunos tramos de la avenida de San José o de Tenor Fleta son otras zonas en las que hay que conducir con calma.

 

En otros lugares se circula a un ritmo más elevado, pero nunca superior a los 25 kilómetros por hora. Son las calles que están en la media. Entre ellas, figuran el paseo de la Mina, Anselmo Clavé, la calle de Santander, Cesáreo Alierta y Miguel Servet en sentido centro, Compromiso de Caspe o Salvador Minguijón.

 

La velocidad mejora, como es obvio, conforme los coches se alejan del centro de la ciudad. Es lo que ocurre en Isabel la Católica, Violante de Hungría, calle de La Rioja, avenida de Navarra (en sentido salida de la ciudad), avenida de Cataluña, Duquesa Villahermosa o San Juan de la Peña hacia el centro. Todas ellas tienen velocidades que oscilan entre los 26 y los 29 kilómetros por hora.

Las más veloces

Según el Ayuntamiento, las calles más rápidas, aquellas en que se superan los 30 kilómetros por hora, se encuentran especialmente en la margen izquierda y en las rondas de circunvalación. Por ejemplo, Valle de Broto, la avenida del puente del Pilar o María Zambrano. En el camino de las Torres, en dirección al puente de Las Fuentes, Gómez Laguna, avenida de Valencia, Vía de la Hispanidad o Vía Ibérica (también cortada actualmente por obras), los coches suelen alcanzar las velocidades más altas de la ciudad. Llama la atención la rapidez que se alcanza en la avenida de Los Pirineos, en dirección hacia la autovía de Huesca, donde es fácil llegar a una media de casi 40 kilómetros por hora.

Etiquetas