Despliega el menú
Zaragoza

ZARAGOZA

El Ayuntamiento certifica el fin de obra de dos calles de Torrero que aún están sin asfaltar

Las calles de Pontevedra y Martínez Vargas recibieron hace un mes el visto bueno municipal "con prescripciones".

En la calle de Martínez Vargas también tienen trabajo por delante
El Ayuntamiento certifica el fin de obra de dos calles de Torrero que aún están sin asfaltar
CARLOS MONCÍN

"Si dicen que esta obra está acabada, igual es que tenemos que ir todos al oculista", comentaba ayer por la mañana irónicamente Antonio Ruiz, vecino "de toda la vida" de la calle de Pontevedra. Las obras de esta vía del barrio de Torrero, que se desarrollan en paralelo a las de la cercana calle de Martínez Vargas, se han prolongado más de lo debido, a pesar de que el Fondo Estatal de Inversión Local de 2009, que es el que las financia, dejaba claro que debían terminar el 31 de diciembre.

 

Entonces, cuando acabó el año, el Ayuntamiento aseguró que, salvo las tres obras para las que tuvieron que pedir una prórroga especial, el resto tenían "el certificado técnico de finalización de obra". Ayer, fuentes municipales confirmaron que antes del pasado 31 de diciembre se firmó este documento "con prescripciones", especificando los trabajos que faltaban por hacer o que estaban mal terminados.

 

Entonces, el consejero municipal de Hacienda y Economía, Francisco Catalá, señaló que las siete obras que faltaban de recibir por parte del Ayuntamiento estaban pendientes de "pequeños trabajos de remate y de repaso". Basta con darse una vuelta por las calles de Pontevedra y de Martínez Vargas para ver que, al menos en este caso, falta algo más. Ayer, tres semanas después, aún estaban sin poner las baldosas de algunas esquinas, todo el material estaba desperdigado y, sobre todo, faltaban por asfaltar ambas vías. En la calle de Pontevedra, en concreto, aún se estaba terminando de alisar el terreno.

 

Desde el Ayuntamiento apuntaban ayer que la obra se retrasó por "problemas climatológicos", ya que las nieves y lluvias de las dos últimas semanas impidieron que se echara el asfalto. Sin embargo, la demora no solo responde a este aspecto de la obra, sino que también faltan por poner las baldosas de varias esquinas en ambas calles. La previsión del Consistorio es que el 31 de enero, en principio, todo esté terminado.

Una obra necesaria

Los vecinos y comerciantes de la zona apuntaban ayer que la obra ha tenido varios problemas, como varios reventones y daños en el tendido eléctrico. Todos reconocen que era una intervención necesaria, ya que además de adecentar las dos calles se han renovado los servicios de las mismas.

 

Ángel Gállego, de la Ferretería Angara, en la calle de Pontevedra, señalaba que "han ido a cámara lenta". Diego Carlos Márquez, de la Carnicería Dif (calle de Martínez Vargas), añadía que "desde el 22 de julio que vallaron la calle hasta finales de julio aquí no hicieron absolutamente nada". La obra la ejecuta la empresa Dubarti Construcciones S.L. (que ayer no quiso hacer declaraciones a este periódico), tras llevarse el concurso por 780.000 euros.

 

El plazo de ejecución que se comprometió fue de cinco meses, por lo que como las obras comenzaron en junio, tenían que haberse terminado antes de noviembre. "El problema es que apenas han tenido trabajadores", señalaba José Ángel Gracia, de la Carnicería Pepito. Las condiciones del contrato firmado exigían que la empresa empleara a 51 personas.

 

Fuentes municipales señalaron ayer que los técnicos del Ayuntamiento están "día a día" encima de la obra para exigir a la empresa que acorte los plazos. En principio, en dos semanas estará terminada.

Etiquetas