Despliega el menú
Zaragoza

ZARAGOZA

El Hospital Clínico trata al año cien pacientes que sufren alergia al frío

Les aparecen rojeces, habones o urticaria en las zonas expuestas a las bajas temperaturasEn los casos más extremos puede sufrirse un 'shock' anafiláctico.

El Hospital Clínico trata al año cien pacientes que sufren alergia al frío
El Hospital Clínico trata al año cien pacientes que sufren alergia al frío
HA

¿Ha notado cómo estos últimos días de intenso frío cada vez que sale a la calle le salen habones o alguna lesión en la piel? Usted puede tener urticaria a frigore o como ya se le conoce comúnmente como alergia al frío. Sí, como lo oye. Aunque son muy pocos los casos en nuestra Comunidad -tan solo se llega a tratar por ejemplo un centenar en el servicio de Alergología del Hospital Clínico de Zaragoza-, estar diagnosticado es fundamental, porque si no se llega a tratar puede acarrear un 'shock' anafiláctico si la exposición al estímulo gélido es muy prolongada.

 

Este fenómeno suele manifestarse en la adolescencia o la edad adulta. Los primeros síntomas aparecen en las zonas que están al descubierto y en contacto con el frío. También puede exteriorizarse cuando se toman bebidas frías o con el viento. Los efectos son lesiones, urticarias, rojeces o brotes de habones, que se asemejan a una picadura de mosquito. Además de picor en estas zonas, puede ir acompañado de otros síntomas, como dolor de articulaciones, fiebre, malestar general, dolor de cabeza, abdominal?.

 

De hecho, la prueba más habitual para saber si una persona sufre este fenómeno consiste en aplicar un cubito de hielo sobre la piel durante unos minutos (normalmente el antebrazo), para ver si se produce algún tipo de reacción al cabo del tiempo.

 

Se desconoce la naturaleza concreta de este fenómeno, aunque el jefe del servicio de Alergología del Hospital Clínico de Zaragoza, Carlos Colás, explica que se cree que hay células en la piel que se activan con el cambio de temperatura. Aunque normalmente esta alergia se trata con antihistamínicos, sobre todo, durante la época de frío, el doctor Colás hace hincapié en que uno de los problemas de la enfermedad son las reacciones de estas personas cuando se sumergen en un líquido frío, como el agua de una piscina o el mar. "Entonces, se pueden producir reacciones más importantes o llegar en los casos más graves a los 'shocks' anafilácticos", afirma. "Por ello, es importante advertirles de todas las consecuencias que puede acarrear la inmersión en agua fría", apunta.

 

Ante las consecuencias o el malestar que puede originar esta alergia a las bajas temperaturas, el experto incide en la necesidad de hacer un buen diagnóstico, para que el individuo tenga información de esta alergia y de las limitaciones que tiene. No obstante, son muy pocos los casos que llegan a la consulta con estos síntomas, ya que de los alrededor de 6.000 nuevos pacientes que atiende al año el servicio de Alergología del Clínico, calcula que urticaria a frigore tan solo se contabilizan menos de cien. "No estamos en una Comunidad donde esta alergia sea frecuente", apostilla.

Etiquetas