Despliega el menú
Zaragoza

CAMPO DE DAROCA

La DGA responsabiliza a Fomento de la falta de autobús a Villarroya del Campo

Zaragoza. El Gobierno de Aragón se desvinculó ayer de la supresión del servicio de autobús diario a Villarroya del Campo y atribuyó la responsabilidad al Ministerio de Fomento, al tratarse de una línea que también viaja hasta Molina de Aragón, en la provincia de Guadalajara. Para el Ayuntamiento villarroyano, sin embargo, la DGA solo intenta "echar balones fuera" con esta respuesta.

Hace año y medio que el bus diario que pasaba junto a Villarroya dejó de parar en el acceso al municipio desde la N-330. Desde entonces, los vecinos de esta pequeña localidad de Campo de Daroca solo pueden viajar hasta la capital aragonesa en transporte público los jueves, con un autocar que va a Daroca y del que luego deben transbordar a otro que, varias horas más tarde, sale hacia Zaragoza. El resto de la semana, la única alternativa es ir en el vehículo particular a Retascón o Mainar y coger ahí un autobús, o lo mismo hasta Villarreal de Huerva y tomar en este municipio el tren.

El departamento de Obras Públicas, sin embargo, negó que el servicio anulado sea competencia suya, ya que la línea cubre el recorrido entre Molina de Aragón y Zaragoza, con lo que, al ser dos comunidades diferentes, es responsabilidad de Fomento.

El Ayuntamiento de Villarroya denunció la supresión de la parada en el municipio la propició un informe de la DGA que desaconsejaba su existencia. Ayer, fuentes de Obras Públicas reconocieron que, aunque no sea su competencia, sí que se les pide "información y asesoramiento". Aunque no precisaron la causa por la que disuadían del servicio, las mismas fuentes indicaron que la parada no estaba "ni tarifada ni autorizada", ni ofrecía una "seguridad total" para los usuarios. En dirección a Daroca, el autobús tiene una salida específica con una caseta cubierta; hacia Zaragoza, se detenía en el arcén.

El alcalde de Villarroya, José Carlos Franco (PP), insistió en sus críticas al Gobierno de Aragón. "No pueden eludir su responsabilidad cuando es la DGA la que tiene que firmar la autorización para que el autobús pare", dijo Franco, que recordó que el servicio llevaba más de cuatro décadas en funcionamiento. "Están echando balones fuera", remarcó.

Etiquetas