Zaragoza
Suscríbete por 1€

UTEBO

"Si no quieres que te robe... contrátame"

Varios trabajadores, ayer, en las obras de ampliación del cementerio.
"Si no quieres que te robe... contrátame"
Diego García

Llegó un hombre y se ofreció para trabajar como vigilante de seguridad de la obra. A cambio, prometía que en las instalaciones no habría ni un solo robo ni un daño. Cobraría 1.200 euros al mes. Pero no era un ofrecimiento laboral, pese a que les dio una tarjeta de visita con su número de teléfono, sino una amenaza. Como la empresa no aceptó, unos días después tuvieron las primeras consecuencias. Hubo desperfectos en máquinas y algunos hurtos de material de construcción. Y no fue este el único intento de extorsión.

 

Ha ocurrido en Utebo, en las obras del tanatorio y ampliación del cementerio. Las dos empresas encargadas de los trabajos han sufrido la misma situación. El primer intento de chantaje se produjo poco antes de las fiestas del Pilar y las empresas dieron parte a la Policía Local de Utebo. El viernes pasado, la escena volvió a repetirse. En esta ocasión, habían rebajado el 'salario' y cobrarían 800 euros al mes por las labores de vigilancia. De nuevo, las constructoras volvieron a negarse. Y esta vez sí tuvo consecuencias.

Cuando llegaron el pasado lunes, se encontraron que habían utilizado un 'dumper' para mover las casetas de obra donde están los vestuarios. También habían forzado la puerta de otra donde guardan material de construcción, aunque solo se habían llevado un par de herramientas. Al llegar ayer a la obra, volvieron a descubrir nuevos desperfectos. En esta ocasión, habían destrozado la máquina excavadora: los pilotos estaban rotos, un cristal de la puerta destrozado...

 

Según calculan los responsables, de las empresas afectadas, solo el arreglo de la máquina excavadora y del dumper supondrá unos 7.000 euros. "Lo que han robado solo ha sido para hacer más daño porque se han llevado algunos tráctiles, con los que han conseguido mover esta noche otra caseta, varias majas y tijeras de cortar mallazo para romper candados", comentaban fuentes de estas constructoras.

 

La Policía Local de Utebo aseguró que desde que se dio el aviso se ha reforzado la vigilancia en la zona. No obstante, la lejanía de la obra del casco urbano y la cantidad de caminos que hay para escapar de las instalaciones lo convierten en un "blanco fácil", según los propios afectados. Además, estos han puesto ya dos denuncias en el cuartel de la Guardia Civil.

 

A partir de ahora, los encargados de las obras han decidido tomar algunas medidas para evitar más hurtos. Entre otras cosas, se llevarán la maquinaria pesada a otro lugar vigilado y colocarán otra justo delante de las casetas para evitar que vuelvan a moverlas y a causar más daños.

 

Aunque el de Utebo se trata de un caso aislado, desde la Asociación de Constructores Promotores de Zaragoza aseguran que la situación no es nueva en otras comunidades, como Valencia, Madrid o Cataluña. "En Zaragoza nadie nos había planteado directamente este problema", explicó el presidente de la asociación, José Luis Roca. No obstante, "si estos casos se dan, es muy importante que la gente denuncie los hechos ante las fuerzas de seguridad para que puedan tomar medidas y reforzar la vigilancia", añadió.

Etiquetas