Zaragoza
Suscríbete por 1€

TRIBUNALES

Ordenan la busca y captura de dos italianos por una estafa de más de 275.000 euros en carne

Los procesados, para los que se piden 12 años de prisión, no se presentaron ayer en el juicio

La Sección Primera de la Audiencia de Zaragoza dictó ayer una orden internacional de busca y captura contra Salvatore Ruso y Giuseppe Varone, dos italianos a los que se acusa de un delito continuado de estafa por el impago de varios lotes de terneros. La carne, valorada en 275.593 euros, fue suministrada por una granja de Alfajarín y otra de Navarra, que se han personado en el procedimiento como acusación particular. Su abogado, José Antonio Ruiz Galbe, considera que han sido víctimas del conocido timo del "Nazareno", y solicita seis años de cárcel para cada uno de los procesados.

El juicio debía haberse celebrado ayer, pero ninguno de los acusados compareció ante el tribunal. Su abogado, que también llegó tarde a la vista, no supo dar explicaciones sobre su paradero, por lo que se terminó ordenando su detención.

 

Las mercantiles que han denunciado la estafa son Granja Santa Cruz y Maitxsene Ganadera, dos explotaciones especializadas en el engorde y venta de toda clase de ganado. El suministro de carne se inicia en 2002, siendo las destinatarias de la mercancía dos empresas cárnicas italianas: Bovin Carni S. L. y Varone Giuseppe. Sin embargo, la acusación particular mantiene que las granjas españolas "jamás" mantuvieron una relación comercial directa con estas firmas. De hecho, su abogado asegura que el encargado de hacer los pedidos fue siempre su representante en España, Salvatore Ruso.

 

Los primeros encargos fueron pagados con talones y pagarés, y no se produjo ningún problema de liquidez. Sin embargo, en agosto de 2002 se produjo el primer impago. Cuando el vendedor se puso en contacto con el procesado para preguntarle qué pasaba con el dinero, este le dijo que no se preocupara, que a finales de mes volvería a España para hacer otro pedido y aprovecharía para saldar la deuda.

 

Finalmente, el 29 de agosto, Salvatore Ruso envía dos órdenes de pago vía fax al dueño de las granjas. Y pensando que estos documentos son auténticos y le permitirán cobrar el dinero que le adeudan, este decide autorizar la entrega de un nuevo pedido de carne a Italia. La sorpresa se produjo cuando el banco devolvió varios pagarés, confirmándose que habían vuelto a ser víctimas de un engaño.

 

La acusación particular mantiene que estamos ante un "Nazareno" porque los procesados consiguieron ganarse la confianza de las granjas suministradoras pagando los primeros pedidos y comportándose con seriedad. De esta forma, lograron que les siguieran entregando nuevas remesas de mercancía, que nunca ha sido abonadas.

Sant' Antonio Abate y la mafia

Los dos procesados a los que ahora se busca tienen su residencia en Sant' Antonio Abate, municipio italiano situado al sur de Nápoles y cuna de la Camorra. Se da además la circunstancia de que Salvatore Ruso comparte apellido con uno de los más importantes clanes del crimen organizado, descabezado precisamente la semana pasada en una brillante operación de los carabineros.

 

La orden internacional dictada ayer por la Audiencia de Zaragoza permitirá conocer ahora si los procesados tienen algún tipo de relación con estas organizaciones delictivas y si están o no detenidos. En cualquier caso, esta orden supondría su inmediato arresto para poder celebrar el juicio.

Etiquetas