Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

OCIO RURAL

El 'boom' de los huertos: ¿ocio o necesidad?

La economía de subsistencia, el ocio o las ganas de comer más sano han hecho que proliferen las huertas en toda la provincia. Desde los viveros dicen que esta temporada han vendido en torno a un 25% más de plantas que el año pasado para pequeños horticultores.

Félix Bolea, en su finca, recogiendo unas lechugas para preparar las cestas de sus clientes.
El 'boom' de los huertos: ¿ocio o necesidad?
Diego garcía

Unos creen que en época de crisis el autoabastecimiento se hace obligatorio en algunas casas, otros que ha sido la necesidad de comer sano lo que ha hecho que haya un repunte de pequeños hortelanos y unos últimos que es solo cosa de ocio y entretenimiento. De las causas hay distintas versiones, aunque los datos son claros: este año ha habido un incremento de un 25% en la venta de 'plantero' (palabra utilizada en algunas zonas de la provincia para referirse a las semillas de hortalizas o plantel).

 

Y ese 'boom' de los huertos lo han notado especialmente en los viveros. "Antes se vendía a productores y ahora el perfil ha cambiado y la mayoría son hortelanos pequeños", explica Ernesto Aznar, de Viveros Aznar, uno de los pocos sitios de Zaragoza donde pueden comprarse todo lo necesario para preparar un huerto.

 

"Desde hace dos años, se había notado una tendencia al alza en la venta de estos productos, pero en 2009 aún más", especificó Aznar. Según los datos que barajan, "aproximadamente un 12% de los nuevos clientes lo hacen para comer sano y en torno a un 13% por cuestiones económicas", añadió el dueño de este conocido vivero.

 

Y, como cada temporada, ésta el rey del huerto ha vuelto a ser el tomate, del que en este establecimiento se han vendido en torno a un millón de plantas.

 

Desde la asociación de horticultores de Zaragoza, su presidente, Manolo Calle, asegura que sí se ha notado un repunte. "Rentable no sale en absoluto. Si se tiene en cuenta lo que cuestan los abonos y productos fitosanitarios y el trabajo que supone el tomate les sale a millón", explicó. Aunque los horticultores profesionales y aficionados reconocen que lo mejor es el sabor de los productos.

 

Cada planta de tomate cuesta 0,15 euros y éstas pueden llegar a dar varios kilos si las condiciones meteorológicas lo permiten. Los herbicidas cuestan entre 35 y 70 euros por litro, aunque se disuelven y pueden servir para muchos usos. Además, en el caso de María de Huerva, por ejemplo, pagan unos 62 euros al año a la comunidad de regantes por el uso de la acequia. Lo que no se cuenta en estos casos es el trabajo, que es mucho, pero difícil de cuantificar.

 

En una verdulería o supermercado, el kilo de tomates puede costar entre 1 y 2 euros, aunque depende de la temporada. En estos casos, los agricultores siempre achacan el incremento de precios a la existencia de intermediarios.

Más hurtos en los campos

Lo que también han notado más en los últimos meses son los hurtos en el campo. "El invierno pasado me robaron varias veces. A mi vecina le cogieron 100 coles en un solo día", comentó Manolo Calle. Su experiencia le dice que los robos son más frecuentes en los campos grandes que en los pequeños. El problema en estos casos es que en las estadísticas no se incluyen porque los propietarios de las fincas no denuncian debido al bajo precio de lo sustraido. En María de Huerva, un hortelano recuerda que hace un tiempo a su vecino se le llevaron cerca de 1.500 kilos de melocotón que acababan de ser recolectados y estaban en cajas.

Etiquetas