Zaragoza

PROBLEMAS

Una máquina rompe dos cables telefónicos y deja sin servicio a 700 clientes y un centro comercial

Los negocios de Los Porches del Audiorama trabajaron ayer a medio gas ya que ni Internet ni los cajeros funcionaron.

La rotura de dos cables de cobre en la plaza del Emperador Carlos V, provocada por una de las excavadoras que trabajan en la traza del tranvía, causó ayer una avería en el suministro telefónico en el complejo de Los Porches del Audiorama y en edificios adyacentes. Los 21 establecimientos de este centro comercial funcionaron a medio gas ya que ni las líneas fijas, ni el servicio de ADSL ni los cajeros automáticos funcionaban.

 

Según aseguraron fuentes de Telefónica, el corte de los cables dejó sin servicio de teléfono fijo e Internet a más de 700 abonados, entre los cuales había numerosos comercios. El corte comenzó en torno a las 10.30 de la mañana, y a última hora de la tarde el suministo había vuelto para casi el 90% de los afectados, aunque algunos seguían con sus líneas inoperativas alrededor de las 19.00. Telefónica esperaba poder prestar el servicio hoy con normalidad a todos los afectados.

 

Debido a este hecho, muchos comercios se vieron afectados en sus rutinas diarias. En la oficina de Caja Madrid situada en la plaza del Emperador Carlos V, los cuatro empleados estuvieron toda la mañana de brazos cruzados, y alguna rescató los bolígrafos y el cuaderno para avanzar algo de trabajo. "Pero la mayor parte de lo que hacemos es por teléfono, y no podemos ni hablar con otros departamentos ni con los clientes", explicó la subdirectora de la oficina, María Peña Serrano. "Nosotros no podemos cuantificar los daños, pero son horas de trabajo perdidas", resumió.

 

Fuera de la oficina, la pantalla del cajero automático solo mostraba una frase: "Fuera de servicio, disculpen las molestias". En el supermercado se repetía el mensaje electrónico, para sorpresa de más de un cliente, que se veía obligado a ir a buscar efectivo a alguna oficina cercana. También en la tienda de Simply había bajado el ritmo de actividad para todos menos para uno: el teléfono móvil de la jefa del departamento, Marta García, que era la única forma de comunicación de la que dispuso la tienda a lo largo de la mañana.

 

También se peleaba con su teléfono móvil la peluquera Mercedes Peña, que trataba infructuosamente que le desviaran las llamadas del teléfono fijo a su celular. "El lunes es el día que más llamadas recibimos, pero si se arregla hoy no pasa nada", decía. Más preocupados estaban en la inmobiliaria Todo Pisos, donde sin teléfono, no hay ventas. "Nos esperábamos que pasara esto, pero no tan pronto", apuntaba Pedro Sánchez.

 

El director del centro comercial, Antonio Martínez, señaló que recurrirán a peritos para pedir una indemnización por los perjuicios causados.

Etiquetas