Despliega el menú
Zaragoza

La capital aragonesa tiene cerca de 800 cruces con semáforos, el doble de los que necesita

Esta cifra duplica la media de la mayoría de las ciudades y es excesiva para los técnicos, pero los vecinos piden 100 más de media al año

Paso de cebra en el paseo de la Independencia
La capital aragonesa tiene cerca de 800 cruces con semáforos, el doble de los que necesita
ESTHER CASAS

Es la opinión de la mayoría de los conductores autóctonos o visitantes que circulan por sus calles: en Zaragoza hay demasiados semáforos. Esta percepción se transforma en realidad observando los datos objetivos. En la capital aragonesa hay cerca de 800 cruces regulados por semáforos, aproximadamente uno por cada 1.000 habitantes. En la mayoría de las ciudades la media es de uno por cada 2.000 personas. En total, en la ciudad hay alrededor de 10.000 semáforos, ya que en cada cruce puede haber entre cuatro y 40 aparatos para dar paso a vehículos y peatones.

Los técnicos de Movilidad del Ayuntamiento cuentan que esta tendencia empezó hace muchos años. "Cuando Zaragoza encontró los semáforos, creyó que con eso se iban a solucionar los problemas", señalan. "La creencia de que ayudan a la seguridad conduce a esto", añaden. Todos los años llegan al Consistorio alrededor de un centenar de peticiones de nuevos semáforos por parte de vecinos y asociaciones. "La saturación al final es contraproducente para la seguridad, porque la gente acaba saltándoselos", apuntan las mismas fuentes.

 

Desde el Centro de Control de Tráfico coordinan y controlan el buen funcionamiento de todos ellos. Es también allí donde deciden las frecuencias de cambio de los semáforos, que deben dar el paso alternativo a peatones y conductores. El tiempo de paso de los viandantes es, por norma, el que permite cruzar hasta el otro lado a una persona que vaya a 0,7 metros por segundo, una velocidad bastante lenta.

 

Sin embargo, el problema para algunos peatones llegan cuando llegan al cruce con semáforo en verde y, de repente, entra en fase intermitente. Esta fase apenas llega a 3 segundos en cruces de 18 metros, por lo que los peatones quedan en medio de la calzada con el semáforo en rojo. En otras ciudades, la fase intermitente dura bastante más, por lo que el peatón está avisado con más tiempo. Desde el área de Movilidad señalan que lo correcto, cuando se llega a un semáforo en verde, es esperar a que comience un nuevo ciclo para cruzar.

 

El condicionante del paso de peatones solo es uno más entre los que tienen los cruces semafóricos. Además, hay que tener en cuenta el turno para los coches, que en muchas ocasiones vienen de varios lados y en los dos sentidos. Los ciclos -el tiempo que va entre dos veces que se pone en verde- dura lo mismo en todos los semáforos, aunque en cada uno de ellos los tiempos se distribuyen de manera diferente.

 

Para ayudar a descongestionar el tráfico en las horas punta, hay cuatro duraciones de ciclo que van entrando durante el día: 90, 95, 105 y 110 segundos. Cuanto más tráfico hay, más duran los ciclos. Desde el Centro de Control de Tráfico señalan que la primera semana de desvíos por las obras del tranvía se ha saldado bien, pese a los temores que había.

Etiquetas