Despliega el menú
Zaragoza

OBRAS

Muchas cintas por cortar en la agenda de Belloch

Las reformas urbanas financiadas con el Fondo Estatal de Inversión Local comienzan a mostrar su cara definitiva. El alcalde de Zaragoza comienza el lunes en el Casco Histórico las visitas a calles reformadas y en obras que lo llevarán de paseo por toda la ciudad

En televisión o en prensa, la imagen más clásica y repetida por los políticos de todo rango es la de la 'primera piedra' o la del 'corte de cinta' con el que se suele simbolizar la inauguración de las nuevas infraestructuras. Y el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, podrá llenar todo un álbum con sus fotos de inauguraciones si, como se prevé, acude a todos los actos públicos de apertura de las vías reformadas que, a pesar de ser un encargo del Ayuntamiento, han sido costeadas por el Fondo Estatal de Inversión Local (FEIL).

 

El periplo del alcalde, que lo llevará de barrio en barrio en las próximas semanas, comenzará pasado mañana en el Casco Histórico, cuando Belloch acuda a la calle Boggiero y, de paso, visitará los vacíos urbanos convertidos en plazas efímeras mediante el programa promovido por Izquierda Unida 'Esto no es un solar'. Pero no será la primera, ya que muchas de las obras que comenzaron en primavera, en torno a abril o mayo, comienzan ya a tener una forma definitiva y están pendientes solamente de pequeños retoques. Algunas estarán, según la previsión del área de Infraestructuras, listas en pocos días. Este departamento asegura que todas las obras dependientes de esta Concejalía marchan a un ritmo tanto o más bueno del deseado, listas para lucir su nueva cara en el Pilar.

 

Las fuentes del Consistorio consultadas no dan fechas concretas, pero el consejero de Cultura, Grandes Proyectos e Infraestructuras, Jerónimo Blasco, ya adelantó hace unas semanas que los zaragozanos podrán pasear durante las fiestas, que comienzan el próximo 10 de octubre, por el frente fluvial, abierto por completo entre el recinto Expo y el Parque del Agua, y también estrenar el puente de La Almozara, en el que se ha creado un paseo peatonal central y también un carril bici.

 

Una obra polémica, tediosa y en apariencia interminable, la del Balcón de San Lázaro, también se despojará de las vallas y maquinaria en los primeros días de octubre. Su inauguración, muy esperada, devolverá a la normalidad al barrio del Arrabal y permitirá disfrutar en paz de los festejos sin las escenas "dantescas" vividas en años anteriores. "Había un paso de tres metros e iba tanta gente a la Ofrenda que es la primera vez en mi vida que he visto a la Policía Local dirigiendo a los peatones", explica Rafael Tejedor, de la Asociación de Vecinos del Arrabal. Sin embargo, la 'cinta' que cortarán Belloch, Blasco, o ambos al alimón, no deberá ser muy ostentosa, pues aún falta que se construya la plaza y el centro de interpretación "que darán al barrio ese elemento de singularidad", como dice Tejedor.

 

También en el caso del paseo de las Damas se espera con ganas la apertura de esta vía, en obras desde el mes de abril. Vecinos, pero especialmente comerciantes, mostraban entonces su incertidumbre y sus temores respecto al posible impacto negativo de las obras en las ventas. A falta de hacer balance concreto, los propietarios de tiendas en esta vía comercial por excelencia han recibido una buena noticia: los paseantes podrán estrenar sus renovadas aceras antes de las fiestas del Pilar, adelantándose más de un mes la fecha prevista, que auguraba que la remodelación no acabaría antes de diciembre, justo a tiempo para la campaña de Navidad.

 

Y la lista de obras 'inaugurables' continúa: las obras de Miguel Servet, que comenzaron el 27 de abril, estarán terminadas a finales de octubre. Las del Coso Bajo está previsto que terminen en noviembre. El alcalde podrá hacerse fotos con traje de entretiempo también en Salvador Minguijón, en Las Fuentes; en las calles de Italia, Bolivia y Sarasate, en las Delicias, o a la calle Arzobispo Mocillo, en Universidad. En todas estas obras, el estado ha invertido entre poco menos de un millón y casi dos millones de euros.

 

Para estrenar las obras más ambiciosas, en cambio, Belloch tendrá que elegir un bonito abrigo con el que salir retratado: tanto la remodelación del puente de la avenida de América, como la de la calle de Alcalde Caballero y el Camino de Los Molinos, se han retrasado en su inicio y no estarán listas antes de que llegue el invierno.

Etiquetas