Zaragoza

PATRIMONIO

Apudepa exige responsabilidades al Ayuntamiento por los cines Goya

El colectivo lo califica de "atentado contra el patrimonio cultural". En Urbanismo dicen que ya se ha abierto expediente sancionador

La actividad cesó en los antiguos cines Goya en el año 2005.
Apudepa exige responsabilidades al Ayuntamiento por los cines Goya
carlos moncín

La Asociación de Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés (Apudepa) exigió ayer responsabilidades al Ayuntamiento de Zaragoza, y en concreto al área de Urbanismo, "por las nuevas destrucciones en el patrimonio cultural" de la capital aragonesa, en referencia a las obras que llevan a cabo en el solar de los antiguos cines Goya.

 

Desde este colectivo se critica "la falta de control y respeto". A su juicio, "es inconcebible que el Consistorio no sea capaz de detectar desde un principio la ejecución de obras urbanísticas que no se corresponden con las licencias incluso en los edificios con catalogación monumental".

 

Apudepa insiste, por otra parte, en que los restos arqueológicos "deben conservarse, aunque no sean visitables, y compatibilizarse con las nuevas construcciones (si se dan), pues lo contrario vacía de contenido histórico el suelo zaragozano".

 

Fuentes del Ayuntamiento, sin embargo, recalcan que "se ha estado encima de la obra desde el principio". Consecuencia de este "seguimiento", la Gerencia de Urbanismo decidió esta semana abrir un expediente sancionador a la empresa que reforma el edificio para convertirlo en un centro de negocios.

 

Por parte de Apudepa se considera que se trata de "la pérdida definitiva de un edificio racionalista crucial para la memoria del cine en Zaragoza y un maltrato impropio de fachadas catalogadas".

 

El 11 de septiembre se levantó un acta de inspección, en la que la arquitecta municipal, Úrsula Heredia, certificó que se habían eliminado dos crujías, elementos horizontales que marcan las divisiones de las plantas y que debían conservarse para garantizar que se respetaba la estructura en la parte exterior del inmueble.

 

Por el momento, y hasta que no se cierre el expediente, se desconoce la cuantía de la sanción y si la empresa que realiza los trabajos será obligada a reponer las crujías eliminadas.

De 'interés ambiental'

El origen del edificio se remonta a 1924, aunque no empezó a construirse hasta 1930, con proyecto del arquitecto donostiarra Ignacio Mendizábal. Fue inaugurado en 1932. Ha permanecido invariable hasta que a finales de los 80 se presentó un proyecto para destinarlo a multisalas y restaurante. Cerró en 2005.

 

Según la ficha catalográfica del Ayuntamiento de Zaragoza, que lo declara 'de interés ambiental', una de sus características más destacadas es que tiene fachada a dos calles y cada una de ellas ofrece un tratamiento estético distinto: "el más novedoso es el que corresponde a la calle de San Miguel y chaflán, con una volumetría y composición plenamente racionalista.

 

Los vanos son de gran amplitud y responden a las preocupaciones funcionales y estéticas del momento... La obra en su conjunto es una muestra de la utilización del lenguaje 'art decó', de gran belleza y originalidad". Eso hizo que se decretara la obligatoriedad de conservar las dos fachadas

Etiquetas