Zaragoza

ZARAGOZA

La primera venta del barrio del AVE tras más de dos años se desatascará al fin en el mes de octubre

Una cooperativa desembolsará 49,1 millones por una manzana para 156 pisos, un geriátrico y un supermercado. Zaragoza Alta Velocidad dispondrá ahora de fondos para el apeadero de Goya

Recreación del edificio, cuya fachada se compondrá de paneles de aluminio de distintos colores.
La primera venta del barrio del AVE tras más de dos años se desatascará al fin en el mes de octubre
HA

La primera venta de suelo del barrio del AVE tras más de dos años de parón se firmará al fin el próximo mes de octubre, lo que dará un respiro a las depauperadas cuentas de la sociedad pública Zaragoza Alta Velocidad. Una cooperativa de viviendas, Almilla, tiene ya cerrada la adquisición de una manzana entera por 49,1 millones de euros, donde levantará un bloque de 156 viviendas libres y una residencia de ancianos, además de abrir un supermercado, locales comerciales y reserva una planta para oficinas.

 

Con estos fondos, ZAV podría afrontar la construcción del apeadero de Goya, bloqueada al igual que el equipamiento del túnel de la A-68 por los graves problemas económicos de la sociedad, constituida por los gobiernos central y autonómico y el Ayuntamiento.

 

Fuentes oficiales de la empresa reconocieron ayer a este diario que están pendiente de firmar la financiación, ya pactada con una entidad, para fijar con Zaragoza Alta Velocidad (ZAV) la fecha de la compra-venta. "Todos esperamos que sea en octubre", señalaron desde la cooperativa.

 

Mientras tanto, desde ZAV se mostraron prudentes y no quisieron pronunciarse. De hecho, la sociedad pública no ha cerrado antes esta operación porque dicha cooperativa no tenía asegurada la financiación. El pasado 30 de marzo ya se convocó a la empresa para la firma del contrato, aunque se ha retrasado hasta ahora.

Una inversión de 109 millones

La manzana se sitúa en la trasera de la calle de Felisa Soteras, junto a Iriarte Reinoso, y ocupa 51.000 metros. La cooperativa tiene derecho a levantar dos bloques con 220 pisos, pero ha decidido convertir uno de ellos (el que da a Felisa Soteras) en una residencia de ancianos y concentrar las 156 viviendas en el edificio norte, frente al paseo de la A-68. La gestión del geriátrico está recogida en un contrato con un grupo catalán, mientras que la apertura del citado supermercado en los bajos de la manzana se encuentra en negociación con varias cadenas de distribución. La operación asciende a 109 millones de euros, según se recoge en el estudio económico.

 

Fuentes de la cooperativa aseguraron que el edificio cumplirá los preceptos tecnológicos del plan del barrio del AVE, de forma que los edificios serán inteligentes y se reservará parte de las oficinas para futuras empresas tecnológicas. Además, prevén que la climatización sea centralizada y alimentada por biomasa. "Ahorrará un 20% del consumo respecto a un sistema convencional", señalaron.

 

El proyecto básico, de la arquitecta Carlota Esteban, fue encargado por la sociedad pública y la cooperativa dispone del de ejecución, pendiente del visado oficial. "Nuestra intención es tramitar los permisos antes de acabar el año y empezar la construcción a principios de 2010. Tenemos comprometidos más de la mitad de los pisos", añadieron.

 

La venta de la parcela se ha realizado por procedimiento negociado tras quedar desiertos los dos concursos convocados entre el verano y el invierno de 2007. Y será la única que cierre a medio plazo Zaragoza Alta Velocidad, que en un informe reconoció que que no tenía previstas más ventas por la crisis hasta 2011.

 

La sociedad pública se ha endeudado en 485 millones para pagar los trabajos ejecutados hasta la Expo y afrontar sus gastos corrientes y financieros durante los dos próximos años.

Etiquetas