Zaragoza

RETENCIONES PUNTUALES Y PEQUEÑOS RETRASOS

El Ayuntamiento destaca la normalidad en el tráfico durante el inicio de las obras del tranvía

La entrada al centro por Vía Ibérica, Isabel la Católica y Gran Vía está cortada desde anoche. Unos 20.000 vehículos tendrán que desviarse cada día complicando el tráfico en toda la ciudad.

La consejera de Servicios Públicos del Ayuntamiento de Zaragoza, Carmen Dueso, ha destacado la normalidad del tráfico en la primer jornada de las obras del tranvía en la que se ha hecho efectivo el corte de acceso a la ciudad desde Vía Ibérica hasta Gran Vía.

Dueso ha afirmado que el tráfico ha sido fluido salvo en algún momento de mayor intensidad en las horas de entrada a los colegios en las zonas de Gómez Laguna con Vía Hispanidad y en Asín y Palacios, por donde se han desviado las ocho líneas de autobús afectadas y el tráfico que discurría por las avenidas cortadas.

Según ha declarado a los medios de comunicación tras la firma de un convenio con representantes sindicales, empresariales y de consumidores para minimizar las afecciones de las obras, que se prolongarán durante 21 meses, Dueso ha explicado que también se ha procedido a regular los semáforos para mejorar la distribución del tráfico.

La fluidez con que discurre el tránsito de vehículos demuestra, a juicio de Dueso, que la ciudadanía es consciente de la situación y "muchos conductores han dejado el coche en casa y han usado el transporte público".

Por su parte, el alcalde, Juan Alberto Belloch, ha vuelto a hacer una llamada para evitar el uso del vehículo privado con el fin de que no genere problemas serios durante la ejecución de la primera fase de esta línea de transporte de alta capacidad.

Retenciones puntuales

 

El inicio de las obras del tranvía ha causado algunas retenciones puntuales en el tráfico y retrasos en las líneas de autobús de hasta 10 minutos. En general, además, ha habido tráfico denso en las calles paralelas a las obras.

Aunque durante la mañana de hoy y como tónica general no ha habido excesivos atascos ni retenciones, sí se han registrado algunos problemas. El punto más conflictivo ha sido el cruce entre la Avenida de Gómez Laguna y Vía Hispanidad en torno a las 8.30 de la mañana, hora de inicio de los colegios y trabajos.

El tráfico ha sido fluido en la zona del trazado en sentido salida de la ciudad y algo más complicado en algunas vías paralelas al cierre como Asín y Palacios, Hernán Cortés y Cortes de Aragón.

Las líneas de autobús han tenido un retraso de hasta 10 minutos. Fuentes del Ayuntamiento señalaron que, mientras que en días normales atravesar la ciudad en hora punta cuesta 20 minutos, hoy ha sido necesario invertir el doble de tiempo.

El acceso a los colegios y los hospitales no han sufrido problemas de importancia. La excepción han sido algunos de los centros educativos que están situados en la Fuente de la Junquera, como el Liceo Europa.

 

Cierre al tráfico para 20.000 vehículos

 

El principal acceso al centro de Zaragoza para unos 20.000 vehículos diarios está ya cerrado al tráfico por las obras del tranvía. Desde las 00.30 de la pasada noche ya no se puede circular por Vía Ibérica, Isabel la Católica y Gran Vía en sentido de entrada a la ciudad, lo que obliga a decenas de miles de zaragozanos a modificar sus desplazamientos habituales tanto si cogen el coche como si utilizan el transporte público. El corte desvía ocho líneas de autobús y ha obligado a crear una lanzadera al Miguel Servet, pero además afecta a otras muchas rutas escolares y de descarga.

 

La construcción del tranvía tiene otras afecciones para la circulación. En Vía Ibérica e Isabel la Católica se ha cortado uno de los carriles de salida de la ciudad -el más próximo a la mediana-, y en Valdespartera también se ha cerrado el carril derecho de la calle Volver a Empezar y del paseo de Los Olvidados.

 

La situación se complicará aún más el próximo 3 de noviembre, cuando las obras obliguen a cerrar Fernando el Católico también en sentido de entrada. Por último, el 1 de diciembre Gran Vía se cortara en ambas direcciones por los trabajos de sustitución del cubrimiento del Huerva.

 

Para tratar de minimizar las complicaciones que van a suponer todos estos cambios, el Ayuntamiento ha diseñado un plan de tráfico.

 

Sabiendo que va a ser muy difícil evitar los problemas, el Consistorio recomienda reducir el uso del coche. No obstante, para aquellos conductores que sigan cogiendo su vehículo se han habilitado desvíos, giros, cambios de sentido y señalizaciones, nuevas regulaciones semafóricas...

 

Cada zona tiene sus modificaciones específicas, pero como norma general los técnicos municipales recomiendan utilizar el Tercer y el Cuarto Cinturón para los desplazamientos entre barrios. Para acceder de sur a norte se aconseja usar el Tercer Cinturón y las avenidas de Duquesa de Villahermosa y Gómez Laguna. Por último, para cruzar entre las dos márgenes del Ebro la mejor opción es circular por el Segundo Cinturón -Valle de Broto y Marqués de la Cadena-.

Principales intersecciones

El Consistorio sostiene que en las arterias afectadas por las obras del tranvía el tráfico funcionará con normalidad en sentido salida de la ciudad. Además, las principales intersecciones con esas avenidas siguen abiertas: Dato/ Lagasca, Alférez Provisional, Goya, Barbasán/Bretón, Corona de Aragón/San Juan de la Cruz... También se podrá acceder al garaje de la plaza de San Francisco.

 

Respecto a Vía Ibérica, se han habilitado accesos cruzando la mediana a la calle del Maestre Racional, al paseo de los Infantes de España y al paseo de los Reyes de Aragón. También se podrá entrar a Isla de Malta y Camino de Herederos, pero siempre en sentido de salida. Asimismo, se permitirá el acceso al Stadium Casablanca y al camino de Almotilla.

Durante toda la duración de los trabajos el Consistorio garantiza el acceso tanto a los domicilios como a los comercios. Se han establecido espacios señalizados de carga o descarga y hay un compromiso de atender las necesidades puntuales que puedan surgir.

 

El acceso a las urgencias del Hospital Materno Infantil está asegurado a través de la mediana de Isabel la Católica. Lo mismo sucede con las del Miguel Servet a través del paso inferior. Los vehículos convencionales deben acceder a este hospital desde la calle de Jerusalén, y podrán salir por Vázquez de Mella. El Hospital Militar apenas tendrá afecciones.

 

De momento, las obras no afectan al estadio de La Romareda. La salida de vehículos podrá hacerse hacia Manuel Lasala, Violante de Hungría, Condes de Aragón o Vía Hispanidad.

 

La primera fase de los trabajos de construcción del tranvía -hasta el 3 de noviembre- ha desviado ocho líneas de autobús urbano: 20, 30, 40, 42, 45, 141, C3 y C5. Además, se ha creado una nueva ruta circular denominada C6 que facilita una conexión continua entre el hospital Miguel Servet y la calle de Asín y Palacios.

 

Esta lanzadera es especialmente útil para los usuarios de los autobuses que van hacia el centro de la ciudad en las paradas de Isabel la Católica, el instituto Miguel Catalán y el Miguel Servet. Lo que pretende el Ayuntamiento es facilitarles una conexión rápida y eficaz con las líneas 20, 30, 40, 42, 45 y C5. Como sucede con el resto de líneas, se puede hacer transbordo gratuito utilizando la Tarjeta Bus.

Etiquetas