Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ZARAGOZA

Comienzan los trabajos previos en la cubierta del Huerva ante la preocupación vecinal

Los técnicos de Los Tranvías han hecho cinco catas y, según señalan, la intervención no entraña peligrosVecinos y comerciantes temen graves afecciones a partir del inicio de obras, en diciembre

La sustitución del cubrimiento del Huerva a su paso bajo la Gran Vía comenzará en diciembre, pero hace días que los técnicos de la sociedad Los Tranvías de Zaragoza -encargada de la construcción- examinan la zona. En las últimas semanas se han hecho cinco catas en esta céntrica vía para comprobar el estado de las vigas, altamente deterioradas por la humedad del río y el escaso mantenimiento.

 

Se trata de una obra compleja que se realizará simultáneamente con las del tranvía. Aunque las intervenciones sobre el trazado comenzarán el lunes con intensidad, no será hasta el 1 de diciembre cuando se trabaje sobre el cubrimiento del Huerva. El motivo es que se esperará a que llegue la época de poda de los plataneros de la zona.

 

Este motivo ha provocado el enfado de los comerciantes de la zona, que hubieran preferido que se retrasaran hasta después de la campaña de Navidad. "Parece que cuentan más los árboles que nosotros", señalan algunos de ellos, que no quisieron dar su identidad.

 

Otra de las preocupaciones que ha surgido entre comerciantes y vecinos es el estado real en el que se encuentre la solera y los muros de hormigón que la aguantan. Los estudios realizados señalan que las vigas están oxidadas, y las cabeceras de los muros se encuentran en mal estado. No obstante, según señalan desde Los Tranvías de Zaragoza, las catas realizadas recientemente no han hecho más que confirmar lo que ya sabían.

 

Se han hecho cinco agujeros en la Gran Vía, levantando el firme y atravesando la losa, de 25 centímetros de grosor. "Entre los técnicos hay absoluta tranquilidad, las cosas se están haciendo paso a paso y sin problemas", confirmaron fuentes de la sociedad Los Tranvías de Zaragoza.

El Huerva, que sigue su camino justo debajo del bulevar de la Gran Vía, quedará al descubierto durante las obras, que se prolongarán en principio durante seis meses y que costarán alrededor de nueve millones de euros, un coste que se afrontará dentro del presupuesto global de las obras de construcción del tranvía.

 

Para poder hacer esta intervención será necesario cortar la Gran Vía en ambos sentidos de circulación. Este será, sin duda, el punto en el que las incidencias de las obras será mayor. En principio, el Ayuntamiento tenía previsto una reforma puntual de 600.000 euros de presupuesto, que se haría antes de las intervenciones del tranvía. Sin embargo, finalmente el Consistorio dio marcha atrás, decidió hacer una reforma más agresiva e incluirla en el presupuesto del tranvía.

 

Los vecinos y comerciantes van a formar este fin de semana una asociación de afectados por las obras. El abogado y ex concejal Santiago Palazón está llevando la asesoría legal de esta agrupación, y expresa sus dudas sobre las obras: "No sabemos si esto está lo suficientemente estudiado, si tienen un proyecto completo".

Etiquetas