Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

PILAR 2009

Interpeñas no venderá entradas en la carpa para evitar aglomeraciones en el exterior

Interpeñas no podrá vender entradas en la propia carpa de las Fiestas del Pilar para evitar que se generen problemas en el exterior cuando esté completo el aforo, por lo que los ciudadanos que quieran acceder al recinto deberá ir con ella.

La Federación de Interpeñas no podrá vender entradas en la propia carpa de las Fiestas del Pilar para evitar que se generen problemas en el exterior cuando esté completo el aforo, por lo que los ciudadanos que quieran acceder al recinto deberá ir provisto de ella.

Éste es uno de los acuerdos que ha adoptado la Junta Local de Seguridad, que se ha reunido para tratar de forma monográfica todos los aspectos relativos a la seguridad relacionados con las próximas fiestas del Pilar, que se celebrarán en la capital aragonesa entre el 10 y 18 de octubre.

En declaraciones a los medios de comunicación tras la reunión, el delegado del Gobierno en Aragón, Javier Fernández, ha señalado que los "veinte" días que restan para el inicio de las fiestas servirán para "ensayar" los preparativos y cerrar otras cuestiones.

Fernández ha destacado la colaboración "exrtraordinaria" que ha prestado este año la Junta Directiva de Interpeñas, que diez días antes del plazo ya había presentado toda la documentación para recibir autorización para la instalación de la carpa.

La instalación tendrá capacidad para 30.000 personas, aforo que estará controlado por una empresa especializada.

Para evitar los problemas que se generaron en el exterior el año pasado cuando estaba cubierto el aforo, este año se exigirá a Interpeñas que se vendan todas las entradas en la ciudad.

Los accesos al recinto por el Centro Politécnico Superior se han modificado, ya que el propietario de los terrenos, el Gobierno de Aragón, ha pedido su cierre para evitar problemas en sus instalaciones deportivas.

Para facilitar la llegada en transporte público se han habilitado dos nuevas paradas de autobús en la Avenida de Ranillas, y sigue disponible el aparcamiento norte de la Expo, con capacidad para unas 3.000 plazas.

La nueva configuración de la carpa también impedirá dejar un espacio vacío para evitar que dé lugar a la organización de botellones, una costumbre que el delegado del Gobierno ha reconocido que no le hace "ninguna gracia" pero que hasta la fecha no ha causado "ningún incidente serio" en la capital aragonesa.

Para evitar estas congregaciones tampoco habrá actividades durante las fiestas en las playas del Parque del Agua, según ha explicado el consejero municipal de Cultura y Grandes Proyectos, Jerónimo Blasco.

La Junta Local de Seguridad también ha analizado el problema del ruido que generan estas celebraciones, por lo que se están estudiando fórmulas para evitar molestias cuando acaben los conciertos en los distintos recintos festivos, entre ellos las carpas que el Ayuntamiento monta en Valdespartera, ha precisado Blasco. También se limitarán los horarios en la carpa del Paseo Moret.

No obstante, Blasco pide "comprensión" a la ciudadanía para estos nueve días de fiesta, ya que si se quieren ocupar espacios festivos para disfrutar de alegría, "todos deben ser flexibles".

En estas fechas se va a controlar asimismo la seguridad en los autobuses con un sistema especial y para evitar aglomeraciones en horas puntuales el Ayuntamiento organizará la programación de las actuaciones para que las salidas de las carpas se hagan de forma discontinua.

El delegado del Gobierno ha informado también que el carterismo se controlará mediante el dispositivo habitual con refuerzos de especialistas que llegarán de otras comisarias españolas, que hasta la fecha funciona bien.

Etiquetas