Despliega el menú
Zaragoza

TRANSPORTE

Un fallo eléctrico deja tres horas tirados a 321 viajeros en la estación de Miraflores

La avería bloqueó el túnel ferroviario toda la mañana, lo que obligó a desviar 25 trenes por la ronda sur y provocó algunos retrasos

Los pasajeros tuvieron que caminar entre las vías para pasar del tren-hotel (derecha) al regional.
Un fallo eléctrico deja tres horas tirados a 321 viajeros en la estación de Miraflores
j. m. marco

Un fallo de suministro eléctrico dejó ayer tirado en la estación de Miraflores a un tren-hotel que hacía el trayecto Vigo-Barcelona y a sus 321 pasajeros, que se vieron obligados a pasar entre tres y cuatro horas dentro de los vagones. La avería afectó además a otras 25 expediciones, que al quedar bloqueado el túnel ferroviario tuvieron que ser desviadas por la ronda sur. La mayoría de estos convoyes eran trenes AVE, y pudieron recuperar el tiempo perdido durante el trayecto y llegar a su destino a la hora prevista. Sin embargo, dos trenes de cercanías tuvieron que ser suprimidos y tres regionales sufrieron retrasos de media hora.

 

Según informaron ayer fuentes de Renfe, el tren-hotel se quedó parado en las vías sobre las 7.15, justo cuando estaba a punto de salir del túnel ferroviario que recorre el subsuelo de la capital aragonesa entre la estación de Delicias y la de Miraflores. Tras certificar que se había producido un fallo de tensión, se pensó en utilizar una locomotora diesel para remolcar al convoy. Sin embargo, al comprobar que no había ninguna cerca y que la operación se podía demorar, se descartó esta opción.

 

Los técnicos decidieron finalmente evacuar a los viajeros, por lo que fue necesario poner en marcha todo el operativo de emergencia. Por cuestiones de seguridad, se cerró al público la estación de Miraflores y se movilizó a bomberos, policía y ambulancias. Sin embargo, según fuentes de la compañía ferroviaria, el transbordo de pasajeros se llevó a cabo con normalidad y nadie precisó asistencia médica.

Caminando por la vías

Cuando es necesario desalojar un convoy de más de 400 metros de largo -y este lo era-, el procedimiento establece que deben habilitarse dos salidas. Por ello, los cien pasajeros más próximos a la boca de emergencia del túnel fueron evacuados los primeros. Una vez en la calle, sobre las diez de la mañana, estas personas fueron transportadas en autobús hasta la estación intermodal. Renfe les acomodó después en un AVE y pudieron continuar viaje hacia Barcelona.

 

Más tiempo permaneció retenido dentro del túnel el resto del pasaje, 231 viajeros a los que hubo que evacuar en un tren de media distancia habilitado para la ocasión. Este último se desplazó hasta la estación de Miraflores y se colocó en paralelo al otro convoy. En ese momento, y siempre guiados por los equipos de emergencia, los pasajeros pudieron apearse de los vagones y ocupar un asiento en el otro tren. A continuación, fueron llevados a la estación de Delicias, desde donde retomaron su viaje a la ciudad condal en un Avant.

 

El tren-hotel había salido de Vigo a las 18.15 del pasado jueves, día 27, y tenía que haber llegado a la capital catalana a las 8.45 del viernes. Muchos de los viajeros que utilizan este servicio son mayores, lo que hizo que se tomaran más precauciones a la hora de hacerles caminar por la vías. De hecho, al tener que moverse entre los dos trenes con las maletas, se podía haber presentado alguna situación de riesgo.

 

Fuentes de Renfe explicaron que este último grupo de personas fueron evacuadas sobre las 11.30, por lo que estuvieron paradas en el túnel más de cuatro horas. A su llegada a la estación catalana de Sants, todos los afectados pudieron solicitar la devolución del billete.

Los AVE, los más afectados

Además de a los pasajeros del tren-hotel Vigo-Barcelona, el fallo de suministro eléctrico del tramo de Miraflores terminó afectando a otros 25 trenes. Todos ellos tenían que utilizar el túnel subterráneo para atravesar la capital aragonesa, pero al quedar inutilizado, tuvieron que recurrir a la ronda sur ferroviaria.

 

La línea de alta velocidad Madrid-Zaragoza-Barcelona se vio bastante afectada, ya que 20 expediciones tuvieron que hacer una maniobra especial para salir de Delicias. Los maquinistas entraron a la estación para recoger a los viajeros en los andenes y tuvieron que retroceder después sobre sus pasos para coger la ronda sur, movimiento que precisa de entre 15 y 20 minutos. La pérdida de tiempo se recuperó después en viaje, y según la compañía ferroviaria, todos llegaron a la hora prevista a sus destinos.

 

Los usuarios de la línea de Cercanías Casetas-Miraflores se quedaron sin dos servicios, que fueron directamente suprimidos. La avería del túnel también retrasó media hora la salida de tres regionales, dos con destino a la estación de Canfranc y uno a la de Lérida.

Etiquetas