Despliega el menú
Zaragoza

Los comerciantes estiman que las obras del tranvía ponen en peligro 2.100 negocios

ECOS reclama que se retrasen hasta febrero de 2010, que se hagan por tramos y que se realice un plan de afecciones

Más de 2.100 comercios y servicios y entre 15.000 y 20.000 empleos. La Federación de Empresarios de Comercio y Servicios de Zaragoza y Provincia (ECOS) hizo ayer su análisis de las afecciones de las obras del tranvía y llegó a la conclusión de que los locales que sufrirán pérdidas son muchos más de los que estiman el Ayuntamiento de la ciudad y la sociedad Los Tranvías de Zaragoza, encargada de hacer la obra y de informar de sus efectos a los damnificados. Aunque las intervenciones ya han empezado, las afecciones al tráfico y a los comercios no llegarán hasta el 21 de septiembre.

 

Por ello, y por el contexto de crisis económica en el que se enmarcan las obras, ECOS pidió ayer al alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, que retrase su inicio hasta el 1 de febrero del año que viene, que la obra se haga por tramos y que se elabore antes un plan de afecciones al comercio.

 

ECOS calificó la actitud que ha tenido el Ayuntamiento de "opaca, evasiva, inflexible e injusta" con los comercios y servicios, en palabras de su secretario general, Vicente Gracia.

 

El plan de comunicación que ha elaborado Los Tranvías de Zaragoza incluye contactos con un listado de 650 comercios, servicios y edificios y salas públicas. Son, básicamente, los que están en 'primera línea de obra'. Sin embargo, ECOS considera que los afectados serán muchos más. "Todos los que se encuentran en el eje entre la avenida de Valencia y el paseo de Sagasta sufrirán la eliminación de aparcamientos, de zonas de carga y descarga, de pasos peatonales, los desvíos de autobuses...", auguró Gracia. En total, según planos del Ayuntamiento, quedan dentro de la zona de afección que maneja ECOS 796 comercios minoristas, 591 negocios de hostelería y 810 del resto de servicios.

 

Además, en los cálculos de ECOS también se incluyen los comercios y servicios de la zona de Independencia y de la de León XIII. "Los ciudadanos del distrito de Universidad, que se estima que todos los años pueden dejar 150 millones en estas zonas, no van a poder acceder fácilmente, por lo que muchos irán a las grandes superficies", prevé Gracia.

 

Esta organización, que destaca que no responde a intereses partidistas, ha alegado todos los trámites administrativos que ha seguido el tranvía hasta el inicio de las obras. El Ayuntamiento contestó a una de esas alegaciones que "se realizará un plan especial de afecciones al comercio y las actividades durante la fase de construcción", del que, denuncian desde ECOS, "aún no hay ninguna noticia".

 

Por todo ello, esta agrupación pide que se retrasen las obras hasta el 1 de febrero de 2010, para salvar la campaña de Navidad y de rebajas, a pesar de que las intervenciones en el trazado comenzaron el 18 de agosto. Además, solicitan que estas obras se hagan por tramos, y no cerrando de golpe desde Vía Ibérica hasta la plaza de Paraíso como ha previsto el Ayuntamiento.

 

El Consistorio y la sociedad Los Tranvías de Zaragoza han previsto un plan de comunicación con un presupuesto de cinco millones de euros con el que informarán a los comerciantes de las afecciones que sufrirán y los plazos, y les darán información para que ellos la faciliten a sus clientes. Además, tratarán de dar la mayor visibilidad posible a los negocios mientras duren las obras.

Morlán y el apeadero de Goya

Las afecciones desde el 21 de septiembre serán graves, ya que el tráfico quedará cerrado desde Vía Ibérica. Para entonces, estaba previsto que comenzara la construcción del intercambiador de Goya, que debe dotar al tranvía de una interconexión con la red de cercanías. Sin embargo, el asunto está paralizado por la falta de financiación de Zaragoza Alta Velocidad. Ayer, el secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán, deseó en Teruel que "en las próximas semanas podamos buscar una forma de financiación". Afirmó que lo que "preocupa" a Fomento es que "si se inician las obras del tranvía" no tengan aún "solucionado el tema de la estación de Goya". "No me apetece nada tener que levantar dos veces la avenida de Goya para hacer dos actuaciones que podrían ir coordinadas sin dificultad", señaló.

Etiquetas