Despliega el menú
Zaragoza

ZARAGOZA

Seis de cada diez jóvenes no podrán estudiar la carrera deseada en la universidad pública

Silvia Martínez frente a la facultad donde le gustaría ingresar. Su nota de corte no le permite formarse para ser profesora
Seis de cada diez jóvenes no podrán estudiar la carrera deseada en la universidad pública
J. CARLOS ARCOS

Un año más, miles de jóvenes aragoneses tendrán que renunciar a cursar la carrera deseada. Según datos provisionales registrados la semana pasada, de los 11.683 aspirantes a ingresar en la Universidad de Zaragoza, solo 4.453 han sido admitidos en la titulación que eligieron como primera preferencia. El 61% restante debe conformarse con las segundas opciones o con engrosar, directamente, las abultadas listas de espera que presenta la institución académica.

Se trata de una situación que, como reconocen padres, alumnos y expertos, deriva en la frustración del joven y contribuye al fracaso y al abandono prematuro de los estudios. Así lo ve Carlos Gómez, un zaragozano de 18 años que se ha visto obligado a renunciar al sueño de su vida. "Desde pequeño siempre he querido ser médico, pero no va a poder ser", lamenta. Su expediente muestra una nota media de 6,4 -la nota de corte de este año se sitúa en Medicina en 8,6-, así que se ha tenido que conformar con cursar Terapia Ocupacional. "He conseguido una nota que es más que suficiente para afrontar esa carrera con garantías de sacarla", protesta.

Desde la Universidad de Zaragoza reconocen el problema, pero echan balones fuera. Muchos jóvenes se preguntan por qué no se amplía el número de plazas, por ejemplo en Medicina, con las necesidades profesionales que muestra actualmente el sector. Una cuestión a la que responde Fernando Zulaica, vicerrector de Estudiantes del centro: "Siempre he defendido que la Facultad de Medicina puede asumir más estudiantes de los que ahora recibe". A su juicio, el problema radica en que "este tipo de titulaciones tienen un alto componente clínico y práctico en los hospitales" que condiciona el acceso de los jóvenes. Por ello, asegura que "se está pidiendo a la Comunidad Autónoma más apoyo en este sentido para que se pueda ampliar el número de estudiantes".

Saturadas las carreras sanitarias

El ejemplo más sangrante que ofrecen los datos de solicitudes de acceso a la Universidad de Zaragoza es el de la carrera de Medicina. De las 3.136 peticiones recibidas como primera preferencia de los estudiantes, solo 314 han sido aceptadas. La lista de espera para esta titulación asciende a 5.726 aspirantes -ya que se añaden los que la han elegido en segunda o tercera opción-.

Pero no solo se presenta en esta carrera. En general, la rama sanitaria es la que ofrece un peor estado. En Enfermería sucede algo parecido. Entre las tres capitales de provincia se han recibido 1.067 preinscripciones, y solo se han podido aceptar 82. Es decir, solo ocho de cada cien jóvenes que quieren ser enfermeros puede optar a estos estudios en la comunidad. Similar es la situación en Fisioterapia (39 admitidos de 324 aspirantes) o Veterinaria (130 de 552) por poner algunos ejemplos.

Fuera de esta rama, Periodismo, Arquitectura y la mayoría de las especialidades de Magisterio presentan el mismo problema. Una situación que no es nueva, ya que cada año se repiten las largas listas de espera en estas titulaciones, pero que este año se han visto acentuadas. En este sentido, mañana lunes comenzará la primera tanda de llamadas telefónicas a los aspirantes que se han quedado a las puertas.

Según explicaron fuentes de la Universidad, este año se está probando una experiencia piloto en Ciencias Ambientales en Huesca por la que se intentará avisar a todos los estudiantes en un solo día para que puedan resolver su futuro en julio y no tener que esperar hasta septiembre -en agosto no funciona el servicio-. "Se trata de evitar que las familias pasen el verano con la incertidumbre de no conocer qué carrera cursarán los alumnos", explicaron las mismas fuentes.

Situación similar en la San Jorge

La Universidad San Jorge (USJ) también afronta el nuevo curso con un alto nivel de demanda en las carreras de la rama sanitaria que ofrece, como Enfermería y Fisioterapia, además de en Publicidad. Hasta la fecha, más de 450 estudiantes han realizado las pruebas de admisión en este centro y en Enfermería ya se han cubierto todas las plazas disponibles y existe una amplia lista de espera. Una situación que desde la USJ esperan que se repita en otros títulos como Arquitectura.

El curso 2009-2010, que contará con todas las carreras adaptadas al calendario europeo, arrancará con el traspaso oficial de poderes del rector saliente, Javier Pérez Herreras, al entrante Carlos Pérez Caseiras.

Etiquetas