Despliega el menú
Zaragoza

Todos los partidos piden que dimita y el PSOE plantea una censura ahora inviable

Los socialistas no cuentan con apoyo suficiente para sacar adelante una moción para echar a PinillaLa portavoz en La Muela denuncia el abandono del partido

Todos los partidos coincidieron finalmente ayer en exigir a la alcaldesa de La Muela, María Victoria Pinilla, que dimita. Tanto el PP como CHA e IU lo solicitaron el mismo día que salió de la cárcel, y ayer se sumaron PSOE y PAR. Los socialistas, además, anunciaron medidas políticas para impedir que se ponga al frente del Ayuntamiento, pese a ser inviable por ahora por falta de apoyos y después de cuatro meses de excesiva cautela en sus pronunciamientos públicos (los mismos que ha estado encarcelada Pinilla).

 

El portavoz en las Cortes, Jesús Miguel Franco, consideró ayer que Pinilla no debe reincorporarse, "dada la gravedad de los hechos y los delitos recogidos en el sumario", y anunció que su formación se reserva adoptar "cualquier medida de carácter político" en el Ayuntamiento para evitar que la alcaldesa ejerza su cargo, porque "no favorecería el ejercicio de la democracia".

 

Las opciones son dos, después de que la Comisión Jurídica Asesora desechara la creación de una gestora: un gobierno de concentración o una moción de censura. Pero parece poco probable que cualquiera de las dos prospere, considerando la actual composición de la Corporación (6 concejales fieles a la alcaldesa, 2 al PSOE y 2 al PP). Para cualquiera de las alternativas, se necesita mayoría absoluta y, por ahora, solo la tiene Pinilla. Sería necesario que al menos dos de sus afines se desligaran de ella y pactarán con PSOE y PP.

 

Sin embargo, los seis concejales (uno de ellos también estuvo en prisión) ya han dado muestras de fidelidad incondicional. El PAR -siglas bajo las que se presentaron- renegó del grupo municipal y exigió la dimisión y devolución de las actas de los concejales, pero sin éxito, por lo que ahora no responden a las órdenes de ningún partido. Habrá que ver si aguantan la presión política y siguen apoyando a Pinilla, acusada de once delitos.

 

El PP provincial dijo que estudiará la propuesta cuando se haga oficialmente. "En cualquier caso, primero tienen que aclararse los concejales del PAR. Nosotros no somos determinantes. La actual ingobernabilidad la tienen que solventar los propios ediles", argumentó el presidente del PP-Zaragoza, Luis María Beamonte. El presidente del comité intercomarcal de Zaragoza, José Antonio Sanmiguel, recordó las medidas adoptadas por su partido y también exigió la dimisión de Pinilla "por el bien del municipio y sus vecinos".

 

La presidenta de CHA, Nieves Ibeas, insistió en que la DGA debe solicitar la disolución del Ayuntamiento al Ejecutivo central y denunció la "tibieza" del presidente Iglesias, del PSOE y del PAR. "Hay un escándalo político serio y alarma social", dijo Ibeas, que presentará una iniciativa en las Cortes.

Críticas en la oposición

Las críticas también llegaron desde la oposición del Ayuntamiento. La portavoz del PSOE, Goya Torres, las dirigió a su partido, antes de conocer el comunicado. "No hemos recibido aún el apoyo de la dirección. Habría que tomar decisiones, como decir públicamente que los imputados no deberían sentarse en el Ayuntamiento", declaró.

 

La portavoz del PP, Marisol Aured, tildó de "inmoralidad y falta de respeto" la vuelta de Pinilla y le exigió explicaciones -"con números claros"- de su gestión. Aured anunció que seguirá con su labor de oposición y acusó al entorno de la alcaldesa de amenazarla.

Etiquetas