Despliega el menú
Zaragoza

ZARAGOZA

Las obras del tranvía cortarán al tráfico varias calles del centro

Firma del convenio con la sociedad TRAZA
Las obras del tranvía cortarán al tráfico varias calles del centro
CARLOS MONCÍN

El alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, ha dicho que la firma de la constitución de la sociedad mixta que gestionará el tranvía es un acontecimiento "histórico" para la ciudad, unas obras que comenzarán el 21 de septiembre en la entrada a la ciudad y de manera simultánea en varios tramos.

Belloch ha suscrito con el presidente de la sociedad TRAZA (Tranvía Zaragoza), Luis Terradillos, la constitución de la sociedad de economía mixta que gestionará la construcción y explotación de la línea 1, entre Valdespartera y Parque Goya, cuyo primer tramo entre Valdespartera y plaza Basilio Paraíso estará finalizado en el primer semestre de 2011 para comenzar las pruebas.

Esta primera fase, con una duración prevista de 12 meses, comenzará el 18 de agosto, con tareas previas de acondicionamiento que no afectarán ni al tráfico ni a los peatones, mientras que el 21 de septiembre, se cortará el tráfico en la entrada a Zaragoza, en Vía Ibérica, y se iniciarán obras en Gran Vía y la calle Fernando el Católico, y Valdespartera, con las consiguientes afecciones.

En Gran Vía y Fernando el Católico, que se cortará un mes después de los tres primeros tramos, se verán afectadas diez líneas de autobuses, con entre 70 y 80 vehículos, en los que viajan y alrededor de 50.000 personas cada día.

Son unas vías con mucha circulación, alrededor de 15.000 a 20.000 coches diarios, y en las que el tráfico se irán desviando poco a poco, ha explicado la consejera de Servicios Públicos, Carmen Dueso.

El alcalde, tras pedir disculpas previas a los vecinos afectados, ha subrayado que el tranvía, además de ser un medio de comunicación más rápido y sostenible, transformara a su paso el conjunto de la ciudad.

Para la construcción de este transporte de alta capacidad, se ha elegido la gestión indirecta por medio de una sociedad de economía mixta, que tiene una participación privada del 80 por ciento, del Consorcio TRAZA (FCC, Acciona, CAG, Tuzsa, Ibercaja y Concessia, mientras que el 20 por ciento restante se divide entre el Ayuntamiento zaragozano y el Gobierno de Aragón.

Según Belloch, el objetivo es lograr un modelo de transporte con menos vehículos privados y con tranvías, autobuses, bicicletas y taxis, que garantizará una ciudad de mayor calidad y menos emisiones contaminantes.

Molestias a los vecinos

Las obras generarán molestias a los vecinos, que se paliarán en todo lo posible, y que valdrán la pena porque se tendrá una ciudad mucho mejor, ha señalado el alcalde, quien se ha referido a las posibles afecciones a los comerciantes para decir que, una vez esté la línea en marcha, la visita a los comercios podrá crecer alrededor de un 30 por ciento, según otras experiencias españolas y europeas.

También ha informado de que se crearán entre 400 y 500 puestos de trabajo durante la fase de ejecución, mientras que su explotación dará empleo a 300 personas.

Por su parte, el presidente de TRAZA, Luis Terradillos, ha agradecido la confianza puesta en este consorcio para abordar la obra del nuevo tranvía, en el que van a poner toda su ilusión y máxima voluntad, mientras que el consejero aragonés de Obras Públicas, Alfonso Vicente, ha afirmado que es una "pieza clave" en la movilidad y muy importante para Zaragoza y para Aragón.

La consejera de Servicios Públicos ha señalado que hoy es un día importante porque "por fin nos ponemos manos a la obra" y ha afirmado que el tranvía es silencioso, ecológico, seguro, de fácil acceso, entre otras ventajas, y experimentará un "cambio profundo" en las calles, además de potenciar el comercio y favorecer el transporte público.

Es en definitiva "una apuesta decidida por una ciudad más amable, más sostenible y con menos humos y ruido" y una "pieza clave" en la Zaragoza "que todos hemos soñado, ha agregado.

Para minimizar las afecciones para los vecinos mientras duren las obras, Dueso ha asegurado que no escatimarán esfuerzos y que para ello el proyecto lleva asociado un plan de obras y otro de tráfico.

Un proyecto el del tranvía que, tras los últimos ajustes de la oferta, asciende a 355 millones de euros y que consistirá en colocar las vías, quitar tuberías y canalizaciones y remodelar todas las zonas por las que pase.

En el primer semestre de 2011 se acometerá la fase final de obras y se comenzarán las pruebas de operación del sistema y su puesta en marcha.

Los primeros tranvías llegarán en otoño de 2010 para los que se construirán unas cocheras, en Valdespartera, a partir de octubre o primeros de noviembre de este años.

Etiquetas