Despliega el menú
Zaragoza

SUCESOS

Un joven parado se anuncia en un periódico y le llaman para proponerle un secuestro

El fiscal pide un año y medio de prisión para el hombre que intentó contratarle y a quien el trabajador denunció a la Policía

"Se lo propuse pero al momento de irse, le llamé para decirle que no, que era una tontería. Viví una fantasía durante media hora. Fue como una película. Luego me di cuenta de que era una bobada". Eduardo O. F. trató así ayer de justificar la proposición que en mayo de 2008 hizo a Vasile F. M., un joven que buscaba trabajo y así lo anunció en los clasificados de HERALDO DE ARAGÓN. El suyo decía textualmente: "Rumano de 25 años, con papeles, vehículo propio y carné de conducir español busca cualquier tipo de trabajo".

 

Eduardo O. F. lo llamó y quedó con él en un bar de la calle de Bretón. Tras unas primeras palabras y con un güisqui en la mano, le planteó el "trabajo" que le rondaba por la cabeza: secuestrar a un joven de unos 25 años, hijo de un empresario con dinero y que vive cerca de la avenida de Cesáreo Alierta. Como él no tenía coche, deberían hacerlo con el de Vasile F. . Le pondrían un instrumento metálico en la espalda, lo llevarían a los montes de alrededor de Zaragoza y pedirían 30.000 euros por su rescate. Nada más salir del bar, Vasile F. se fue directamente a la Policía y denunció lo sucedido. Al día siguiente, cuando habían quedado a las 8.00 en la plaza de San Francisco, dos agentes se acercaron a él y le pidieron que les acompañara, lo que hizo sin problemas.

 

Visiblemente afectado, Eduardo O. F. trató de explicar al tribunal de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial que actuó en una situación delirante, producto del tratamiento psiquiátrico que estaba llevando en esos momentos por una profunda depresión en la que había caído tras fracasar las empresas de construcción que tenía y haberse separado de su mujer.

 

"Llevaba meses con un proceso de depresión severo y había intentado suicidarme. Es cierto que tenía una obra y necesitaba gente para acabarla. Mis empresas se habían ido al traste por un impago de un millón de euros y afectó a mi vida familiar", relató.

 

El propioVasile F. declaró que cuando Eduardo O. F. le propuso el secuestro no le vio capaz de hacer eso. "Vi a una persona que, sinceramente, estaba trastornada y lo que decía no tenía visos de realidad", manifestó. Aún así, decidió denunciarlo por si daba con otro individuo que llevara a cabo sus planes.

 

Tanto el médico forense como el psiquiatra que declararon en la sala, señalaron que el acusado llevaba desde 2006 con ansiedad y depresiones de carácter reactivo a los problemas económicos y familiares que le surgieron. No obstante, mientras para el forense sus capacidades volitivas e intelectuales estaban solo levemente disminuidas, para el psiquiatra el trastorno era severo y tenía un trastorno adaptativo de carácter ansioso ante situaciones de conflicto y "presuntos episodios de despersonalización".

 

La fiscal del caso solicita para él un año y medio de prisión, por un delito de proposición para cometer un secuestro. "La pena mínima, teniendo en cuenta todas las circunstancias", dijo.

 

Por su parte, su abogado defensor, Adolfo Martínez Aloras, solicitó la absolución, porque considera que lo que tuvo su cliente fue una idea absurda y sin ningún tipo de capacidad para realizarla. Recordó que a los dos días de que fuera detenido, se presentó en el cuartel de Mayandía para dar las gracias a los policías por lo bien que lo habían tratado.

Etiquetas