Zaragoza

ZARAGOZA

PSOE y PP se alían para impulsar la ordenanza contra el botellón entre críticas de CHA e IU

El gobierno asume las tesis de los populares, mientras que el resto de la oposición la califica de "inútil e hipócrita"

Zaragoza. El gobierno PSOE-PAR y el PP se aliaron ayer en el pleno municipal para aprobar, de forma inicial, la ordenanza contra el botellón, que prevé sanciones de hasta 1.500 euros. Se tuvieron que escuchar todo tipo de críticas por parte de CHA e IU, que han rechazado desde el principio la regulación de este fenómeno juvenil. Las principales acusaciones se refirieron a "la inutilidad" de la nueva normativa, así como "a la hipocresía" de populares y socialistas por impulsarla.

 

Fue el punto más polémico del pleno y el que más debate suscitó. El vicealcalde Fernando Gimeno admitió que el botellón forma parte del "proceso de socialización y de afirmación de la independencia de los jóvenes", pero recordó que "ha pasado de ser un fenómeno social para convertirse en un problema", sobre todo de molestias a los vecinos y suciedad en la calle. "No estamos en contra de la socialización de los jóvenes, sino en contra de las consecuencias de esa socialización", afirmó.

 

Mientras tanto, el popular José María Moreno calificó la actitud mantenida por su grupo de "valiente" por "afrontar un problema que afecta a muchos vecinos". Recordó su oposición a la creación de zonas de especial protección urbana, figura que quiso poner en marcha el gobierno PSOE-PAR para prohibir el botellón en los lugares más problemáticos. "En lugar de prohibir, fomentaba el botellón. Hoy nos podemos felicitar de que esas concentraciones masivas no se van a permitir ni en uno ni en otro sitio", dijo.

 

En la misma línea, pero con algunos matices diferenciales, la concejal del PAR Elena Allué defendió que "la administración debe regular un problema social", aunque admitió que no evitará que se sigan organizando botellones. Por eso, defendió que se impulsen programas alternativos de ocio juvenil. No quiso desaprovechar la ocasión para lanzar una pulla al portavoz de CHA, Juan Martín, al recordarle "la política sectaria" de su partido en materia de juventud durante su etapa de gobierno, entre 2003 y 2007.

 

"Para política sectaria, la de la alcaldesa de La Muela o la de destinar dinero de mujeres maltratadas al chófer", dijo un Martín muy enfadado en referencia a algunos casos de supuesta corrupción que afectan al PAR. Respecto al asunto de debate, el concejal nacionalista proclamó: "Yo he hecho botellón con mis amigos, en la calle, procurando no molestar a los vecinos". Y acusó a Gimeno de hacer algo parecido cuando estaba en el velador de un bar.

 

"Es una actitud hipócrita", dijo. Según Martín, las conductas incívicas no se producen solo en la población juvenil, "sino también en mayores y ancianos". Además de acusar a socialistas y populares de "estigmatizar a los jóvenes", afirmó que "se ha optado por una política de gestos y de vuelo gallináceo: venderle a la opinión pública una ordenanza que no va a servir para nada".

 

José Manuel Alonso, de IU, también fue muy crítico. "Han convertido este asunto en un tema de orden público y ponen en marcha la estaca y el palo", dijo. A su juicio, la normativa "es inútil" y la única solución del problema pasa "por dialogar con los jóvenes". Además, aprovechó para cargar contra el PP "por taparle las vergüenzas al gobierno".

Etiquetas