Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ZARAGOZA

Detenido un temporero por la muerte de un vecino de Alagón tras una reyerta

La víctima, de 51 años, se golpeó la cabeza con el bordillo de la acera durante la pelea y falleció después en el hospital. El presunto autor de la agresión se dio a la fuga, pero se entregó anoche en la comandancia de la Guardia Civil.

Una vecina mostraba ayer el lugar donde ocurrieron los hechos.
Detenido un temporero por la muerte de un vecino de Alagón tras una reyerta
TONI GALÁN

La Guardia Civil detuvo ayer por la tarde a un temporero de origen portugués como presunto autor de la agresión que costó la vida el pasado sábado a un vecino de Alagón. El inmigrante, de 34 años e identificado como Jorge Manuel Martins Moreira, y la víctima, Luis Miguel Clavería Garcés, de 51 años, tuvieron una fuerte discusión que les llevó a las manos. Según fuentes oficiales, durante la refriega, el español perdió el equilibrio, cayó al suelo y se golpeó la cabeza contra el bordillo de la acera. Ayudado por su familia, el herido consiguió regresar por su propio pie a casa. Sin embargo, las graves lesiones sufridas terminaron desencadenando su muerte.

Los hechos se produjeron sobre las 4.00 del día 24 en una vivienda ubicada en la calle de la Madre Rafols de Alagón, ocupada por el detenido y su actual pareja. Luis Miguel Clavería, acompañado de una de sus cuñadas, se presentó en esta casa para continuar una noche de fiesta. De hecho, unos y otros mantenía una relación de amistad y se habían citado para tomar unas copas. Sin embargo, por motivos que se desconocen, los dos hombres se enzarzaron en una pelea que se trasladó a la vía pública.

Tras ser avisado por su mujer de la refriega, el hermano de la víctima se presentó de inmediato en el lugar de los hechos. En ese momento, todavía no se había producido la caída. "De repente, el portugués se abalanzó sobre mi hermano y este cayó al suelo. Luis Miguel sangraba por la boca y parecía que estaba muy mal, pero yo no podía atenderle porque estaba tratando de contener a su agresor", relató ayer Julio Carlos Clavería. Fue entonces cuando todos los presentes se percataron de la gravedad de las lesiones y decidieron meter al herido en la casa. Tras reanimarlo, la familia decidió llevarse a la víctima, que consiguió llegar a casa por su propio pie.

A la mañana siguiente, el herido se despertó haciendo unos extraños ruidos. Sus allegados pensaron que podía haber empeorado, así que lo trasladaron hasta el centro de salud de Alagón. Los médicos estuvieron casi una hora asistiéndole, pero consideraron necesario remitirlo al Hospital Miguel Servet de Zaragoza. Allí entró en coma por la tarde y falleció sobre las diez de la noche.

El hermano de la víctima denunció el sábado la agresión en la Jefatura Superior de Policía. El domingo por la mañana, tras la muerte de Luis Miguel, este volvió a trasladarse al puesto de la Guardia Civil de Alagón para comunicar su fallecimiento. Fue entonces cuando se ordenó la busca y captura del temporero portugués por un presunto delito de homicidio imprudente.

Jorge Manuel Martins decidió presentarse ayer voluntariamente ante la Guardia Civil de Zaragoza. Allí explicó que le dijeron que se habían llevado a Luis Miguel en una uvimóvil, pero que no se enteró de su muerte hasta el domingo. Argumentó que ese día, al ser festivo, no pudo localizar a su abogado, Javier Notivoli, con el que acudió este lunes a la comandancia. El temporero dijo que la víctima había bebido bastante y se puso agresiva. Explicó que fue entonces cuando se empujaron y Luis Miguel Clavería cayó al suelo.

Etiquetas