Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ZARAGOZA

El área metropolitana gana otros 7.000 vecinos en un año, la mayoría en solo cinco municipios

Utebo, María de Huerva, Zuera, La Muela y -sobre todo- Cuarte lideran el crecimiento en el entorno de Zaragoza.

Vista general de la principal zona de crecimiento residencial de Cuarte en los últimos años, al suroeste del casco urbano
El área metropolitana gana otros 7.000 vecinos en un año, la mayoría en solo cinco municipios
MAITE FERNÁNDEZ

Pese a que evidencia algún síntoma de agotamiento, el desarrollo del área metropolitana continúa imparable. Casi 7.000 personas más vivían en enero de 2008 en el entorno de Zaragoza, según los datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística, aunque cinco localidades -Cuarte, Utebo, María, Zuera y La Muela- concentraron este crecimiento. La primera de ellas, que recibió 1.700 habitantes, ha doblado su población en solo tres años. Mientras, otras como La Puebla o Villanueva apenas ganaron vecinos.

En total, las poblaciones que rodean a Zaragoza aumentaron su padrón en 6.800 personas, y superan ya en conjunto los 90.000 habitantes, un tercio más que hace cinco años. Al compararlo con los totales en Aragón se constata que la diferencia del área metropolitana con el resto es notable: frente al crecimiento del 2,3% en la comunidad aragonesa, el entorno lo hizo en un 7,8%, una evolución similar a la de esta década. En cualquier caso, no será hasta el año próximo cuando se comience a entrever el efecto de la crisis en este impulso.

La mayor localidad continúa siendo con diferencia Utebo, cuya población alcanza ya los 17.000 vecinos y se aproxima a la de Ejea, tras ganar mil nuevos habitantes entre 2007 y 2008 (hace una década, tenía casi la mitad, 9.500). Detrás se sitúa Zuera, con 7.300 residentes, 500 más que un año antes.

A continuación se sitúa Alagón y, después, Cuarte, que ha pasado de 3.100 vecinos en 2005 a 6.400 tres años más tarde. Y eso que, según el alcalde de Cuarte, Jesús Pérez (PAR), hay en la actualidad empadronadas 7.900 personas, con lo que en poco tiempo se aproximará a otros municipios como Caspe e incluso a Tarazona. El primer edil lamenta precisamente el retraso con el que se actualizan los datos oficiales de población, lo que el Gobierno central ha empleado, por ejemplo, para calcular cuánto dinero le corresponde a cada municipio del fondo de inversión local. "Calculo que hemos recibido unos 650.000 euros de menos", asegura.

Cuarte tiene, según Pérez, "urbanizaciones iniciadas para 2.000 pisos, sobre las que ha incidido de lleno la crisis. Por ello, reconoce que vienen tiempos difíciles: prevé que el Ayuntamiento recaudará cuatro millones de euros menos. "Hemos de reducir los presupuestos, pero tenemos que seguir ofreciendo los servicios. No podemos quitar ni el autobús ni los 57 monitores que tenemos, por ejemplo".

Más empadronamientos

Al menos, sí se ha notado un mayor ritmo de empadronamientos, al ser ya requisito poder hacer uso de los transportes o la guardería. Pese a ello, la bolsa de vecinos que residen en Cuarte aunque 'oficialmente' lo hagan en Zaragoza aún ronda las 1.500 personas. "Si quieren servicios, deben empadronarse", resume Pérez. Esta misma opinión la comparten todos los ediles.

"El parón llegará en 2010", vaticina María Ángeles Campillos (PP). La alcaldesa de Cadrete apunta que este año todavía faltan viviendas por entregar, por lo que considera que los efectos de la crisis tendrán sus efectos en el padrón a partir de otoño.

El municipio cadretino ha experimentado un gran crecimiento en los últimos años, aunque no al ritmo de la vecina Cuarte. Uno fenómeno registrado es que de, segunda residencia, muchos inmuebles han pasado a ser vivienda habitual, a lo que han contribuido las mejores comunicaciones y, en el caso cadretino, como señala la alcaldesa, la legalización de urbanizaciones irregulares.

Algunos municipios, sin embargo, sí han congelado su crecimiento poblacional. Este es el caso de La Puebla o Pastriz, cuyo desarrollo ha lastrado la falta de colector, recientemente aprobado por el Gobierno de Aragón. Desde 2004, la localidad alfindeña había crecido a ritmo de casi 500 habitantes por año; en 2007, ganó la mitad. Mientras, a Pastriz apenas llegaron una decena de nuevos vecinos.

Tampoco experimentan una gran evolución las otras dos localidades del eje del Gállego fuera de Zuera: Villanueva y San Mateo. En conjunto, recibieron en un año 300 habitantes, menos de un 5% del padrón registrado en 2007. Finalmente, los municipios de menor tamaño, como Botorrita, Nuez o Sobradiel, continúan sin despegar.

Etiquetas