Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ZARAGOZA

Fomento comienza a pintar ahora puntos de la N-232 que arregló hace cuatro meses

Los usuarios llevan varias semanas denunciando la falta de señalización en una de las carreteras más peligrosas.

"Era casi provocar a la mala suerte". El Ministerio de Fomento ha tardado cuatro meses en empezar a pintar tramos de la N-232 -una de las carreteras más peligrosas de la red viaria aragonesa- en la provincia de Zaragoza que reparó la pasada primavera. Usuarios, alcaldes, profesionales del volante y miembros de los equipos de rescate coincidieron ayer en denunciar esta situación, que disparaba el riesgo de accidentes, sobre todo por la noche.

En el caso de la parte entre Mallén y Figueruelas, los trabajos para mejorar el firme y ampliar los arcenes finalizaron hace tiempo, pero los trabajos de pintura se quedaron a medias. Así, desde entonces, los aproximadamente 14.000 conductores -más de la mitad de los vehículos, de gran tonelaje- que circulan diariamente por este tramo no sabían, en varios puntos, en qué lugar se podía adelantar o dónde terminaba el carril y comenzaba el arcén. Lo mismo sucedió en la carretera de Castellón, donde gran parte de los trabajos efectuados en Fuentes de Ebro, El Burgo y Quinto concluyeron antes del verano.

Críticas al Ministerio

Ayer, operarios contratados por Fomento iniciaron por fin los trabajos para dejar lista la señalización horizontal de la vía. Afortunadamente, durante estos meses no ha habido accidentes de importancia que se puedan atribuir directamente a la ausencia de pintura. Aun así, esto no ha librado de críticas al Ministerio por la tardanza en ejecutar los trabajos, sobre todo por parte de profesionales del volante y de miembros de los equipos de rescate.

"De noche y con lluvia, no sabes por dónde vas. Y eso que yo circulo por esta carretera todos los días, que los que vienen una vez cada dos meses...", aseguró Juan Miñas, conductor de autobús de Conda. Miñas, procedente de Novillas, realiza el trayecto diario de esta empresa hasta Tudela y hasta Mallén, en este caso a las 20.30. Ha sido, por lo tanto, conocedor de primera mano de las circunstancias de este tramo. "Es un verdadero peligro. No hay ni carriles, ni cuneta. Parece que no les importe la vida de las personas", criticó este conductor tras recordar que hace dos años se dio una situación similar con otro arreglo puntual de la carretera.

Una opinión similar expresó el responsable de Protección Civil en la comarca de la Ribera Alta del Ebro, Andrés Ferrer. "Resulta peligrosísimo, tienes que ir guiándote por el asfalto. No entiendo a qué están esperando", manifestó Ferrer, para quien, según dicta la normativa, la señalización horizontal debía haber sido instalada inmediatamente después de efectuados los arreglos en la carretera nacional. "Si ya tiene de por sí un índice de peligrosidad elevado y hacen un asfaltado pero no marcan las señales... es casi provocar a la mala suerte", remarcó Ferrer.

Mientras, municipios como Gallur o Mallén también expresaron quejas por las dificultades que ha entrañado la ausencia de pintura. "Es una muestra de lo mucho que tienen la N-232 en la cabeza los señores de Fomento, llueve sobre mojado", declaró el alcalde gallurano, Antonio Liz (CHA). "De noche, y más si llueve, no ves nada. Y, de día, no sabes si puedes adelantar o no, por ejemplo", dijo la concejala popular mallenera Marta Pardo.

La carretera N-232 a su paso por Aragón posee uno de los índices de accidentalidad más elevados, y de hecho aglutina varios puntos negros. Entre Mallén y Figueruelas, el desdoblamiento no llegará hasta 2012, con las mejores previsiones. Mientras, el tramo entre El Burgo de Ebro y Quinto, en la carretera de Castellón, mejorará cuando entren en funcionamiento las variantes del primer municipio y de Fuentes y se apuntalará con su conversión en autovía.

Etiquetas