Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

FORO DE HERALDO SOBRE LA EXPO

"El recinto de la Expo debe especializarse en desarrollo sostenible y no ser un parque al uso"

El futuro del meandro de Ranillas y el desarrollo urbano al calor de la muestra, a debate por distintos expertos.

"No hay que tener prisa para vender todos los suelos de Ranillas. El parque empresarial podría ser un centro especializado en desarrollo sostenible". Con esta idea apuntada por Estrella Pardo parecen estar de acuerdo los cuatro miembros del Foro que ha celebrado HERALDO este fin de semana. Sin embargo, la consecución de este ideal es matizada por Rosa Santos y Jerónimo Blasco, quienes consideran que hay que valorar el riesgo de perder una oportunidad inversora. Por su parte, Teófilo Martín es de la idea de que "hay que hacerlo bien y no tener prisa".

Apenas unos días después de que las luces en Ranillas se hayan apagado, llega el momento de reflexionar sobre las consecuencias de la muestra internacional para el futuro de Zaragoza y enunciar los nuevos retos de la ciudad. Reunidos en torno a una mesa, Jerónimo Blasco, director general de Operaciones de la Expo; Teófilo Martín, urbanista y arquitecto; Rosa Santos, secretaria general de la Confederación de Empresarios de Aragón (CREA), y la coordinadora general de Ebrópolis, Estrella Pardo han participado en un nuevo Foro de HERALDO en el que el periodista Rafael Bardají ha actuado de moderador.

Al parque empresarial que se levantará en el recinto de la Expo Jerónimo Blasco le augura un gran futuro gracias a su ubicación, modernidad y entorno. "Tenemos el 50% del suelo vendido a pesar de estar en un momento de crisis económica -opina-. Es más difícil sacar adelante la Milla Digital y, sin embargo, es imprescindible. Las ventas de ambos parques deberían ir de la mano".

Teófilo Martín está de acuerdo con Blasco, si bien cree que hay que estudiar con tranquilidad los usos complementarios del parque y no olvidar que existe "una crisis que va a afectar a todo, y también al desarrollo de la ciudad". Rosa Santos opina que "no hay que olvidar que hay mucho suelo. Y Zaragoza es atractiva".

Por su parte, Estrella Pardo cree que, con la Expo, a Zaragoza se le asocia con el agua y el desarrollo sostenible: "En Ranillas va a instalarse el Instituto del Cambio Climático y hay que aprovechar las sinergias de la Expo y de la Tribuna y no traer a cualquiera, no levantar un parque al uso".

Para Jerónimo Blasco, la idea es positiva, pero el recinto irá evolucionando con el tiempo: "Si logramos la Agencia del Agua, se instalan institutos especializados del Gobierno de Aragón, parte de la Confederación del Ebro… las empresas relacionadas vendrán solas -dice-. Pero marcar una línea muy estricta puede entorpecer el desarrollo del recinto, como ha sucedido en otras exposiciones".

El río, eje vertebrador

Aparte de la transformación urbanística en el entorno de Ranillas, la muestra internacional ha impulsado la recuperación de las riberas. La representante de la CREA opina que el reencuentro de los zaragozanos con sus ríos es, junto al parque metropolitano del agua, el gran legado de la Expo: "Debe potenciarse este entorno y no abandonarse ahora que la exposición ha terminado".

El debate sobre las riberas deriva en otros aspectos del plan de acompañamiento de la Expo. Para todos, las obras que han quedado pendientes deben realizarse. Respecto al carril bici, Jerónimo Blasco estima que no todas las calles de la ciudad deben tener uno, pero es necesario meter una nueva red en el paseo de la Independencia, paseo de Pamplona, Gran Vía y el paseo de la Constitución. "Hay que apostar -afirma-. Y si no se hace ahora, no se hará nunca". Estrella Pardo está de acuerdo: "Hay que ser valientes. La bici supone un coste mínimo, a largo plazo es rentable y elimina el CO2". "Y te hace feliz", añade Jerónimo Blasco.

Teófilo Martín va más allá y expone que, en su opinión, hay que limitar el transporte privado tanto en el paseo de la Independencia como en el centro de la ciudad". Ante esta afirmación la directiva de la CREA se opone: "Esa decisión condicionaría la vida del comercio de toda la zona".

La preocupación sobre el mantenimiento de los nuevos espacios verdes -que se han triplicado con el parque del agua y las riberas- es patente. Jerónimo Blasco dice que es muy importante que los parques y demás zonas verdes sean seguros. Aunque su conservación va a suponer un esfuerzo complementario, es necesario fomentar la cultura ciudadana a este respecto, según piensan todos. "Va a ser importante la colaboración de los zaragozanos -reflexiona Pardo-, que hasta ahora han demostrado una implicación como en ningún sitio. No hay más que ver el apoyo de los voluntarios". En la idea de colaboración social abunda Rosa Santos.

El arquitecto Teófilo Martín espera que además del agua, el desarrollo sostenible y las energías renovables también sean importantes en la Zaragoza del mañana. "Hay mucho campo y es un tema de futuro", afirma.

Para Estrella Pardo, se trata de buscar un desarrollo sostenible en la ciudad desde todos los puntos de vista: "Zaragoza está muy bien posicionada para hacerlo y hay que predicar con el ejemplo".

Etiquetas