Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ZARAGOZA

La plaza de La Romareda, levantada por obras 4 meses después

El Ayuntamiento ordena reemplazar los sistemas de vaciado de los estanques por otros que ofrezcan mayores garantías

La plaza de Eduardo Ibarra vuelve a estar en obras cuatro meses después de su inauguración, el 29 de abril. El Ayuntamiento asegura que no se trata de una avería, sino de una decisión municipal de reemplazar el sistema de vaciado y circulación del agua de los estanques por otro más duradero y con mayores garantías en el futuro. Unos trabajos que corren a cargo de la empresa constructora.

El cambio ya se ha producido en algunas de las láminas de agua de la plaza; pero aún quedan otras por reemplazar ya que el sistema de cada una de ellas es independiente. Estos días, los trabajos se están llevando a cabo en la que se encuentra alrededor del conjunto escultórico "El Florero", a la altura del auditorio.

La obra de la plaza de Eduardo Ibarra ya se entregó al Consistorio zaragozano. Sin embargo, las instalaciones de la nueva zona peatonal se encuentran en un periodo de garantía. Esto supone que los técnicos municipales pueden revisar los servicios propios de la obra y, en caso de que no se adapten a sus expectativas o condiciones, la empresa debe hacerse cargo de su sustitución.

Esto es precisamente lo que ha ocurrido con los sistemas de vaciado de los estanques. El Ayuntamiento asegura que el cambio no se debe a que se haya detectado ningún problema en las antiguas instalaciones, sino a la búsqueda de otras más duraderas y que puedan ofrecer mejores resultados. Aunque reconocen que esto dilata el proceso administrativo, a la larga supone una mayor garantía.

El sistema de vaciamiento es un circuito por el que el agua se mueve, lo que evita que se ensucie al estar encharcada. A pesar de ello, ayer flotaban varias bolsas y hojas secas en algunas láminas.

Vecinos expectantes

El presidente de la asociación de vecinos de la Romareda, José María Aguilar aseguró que todos los residentes de la zona y los usuarios de la plaza están expectantes ante el fin definitivo de las obras. Se quejó de que los estanques se han ido levantando sin que les dijesen lo que estaba pasando.

Aguilar afirmó: "A través de la Junta de Distrito estamos demandando algunas mejoras como la reposición de un buzón de Correos en la zona de Violante de Hungría, la colocación de fuentes o la ampliación del parque infantil". Otra de las quejas que han presentado es la situación de los árboles, ya que no cree que se estén regando adecuadamente.

Sin embargo el mantenimiento no está fallando, según fuentes municipales que alegan que el aspecto que presenta la vegetación de la plaza se debe al sol y al clima veraniego de la ciudad.

José María Aguilar aclaró: "Queremos que estos temas se lleven al día, pero también sabemos que hay unos trámites administrativos que debemos respetar".

Etiquetas