Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

EXPO 2008

Los Príncipes de Asturias descubren los secretos de la Expo

Don Felipe y Doña Letizia visitaron en esta ocasión la Torre del Agua; los pabellones de México, China, Portugal, Japón, Corea y Marruecos, y el Acuario Fluvial. El objetivo de la visita es rendir homenaje a los 8.000 trabajadores de la muestra llegados desde distintos puntos de España y del mundo.

Los Príncipes de Asturias han visitado por cuarta vez la Exposición Internacional de Zaragoza, que este jueves ha celebrado el Día Nacional de Camerún, una ocasión en la que Don Felipe y Doña Letizia han aprovechado para recorrer algunos de los pabellones más populares y conocer las "tripas" de la muestra.

Según ha declarado el Príncipe Felipe, la visita de les ha servido para llevarse una visión más completa de la Expo y observar lo "invisible", el Centro de Operaciones, el Área de Servicios Internos y el Centro de Coordinación de Seguridad, que garantizan que todo funcione.

Su recorrido, que comenzó en la Torre del Agua, les ha llevado entre las miles de personas que se agrupaban a su paso por los pabellones de México, China, Portugal, Japón, Corea y Marruecos, desde donde se dirigieron al Acuario Fluvial.

Uno de los objetivos de esta visita era homenajear a los trabajadores de la Expo, por lo que los Príncipes compartieron el menú del día en la cantina en la que cientos de trabajadores comen todos los días.

El menú de 6,44 euros ha constado de lentejas estofadas, escalopines y yogur, y, en palabras de Doña Letizia, estaba "de maravilla".

Tras su paso por el Centro de Operaciones, desde donde se controla el recinto con 300 cámaras, las oficinas del Área de Servicios Internos y del Centro de Coordinación de Seguridad, en el que trabajan los distintos cuerpos de seguridad, los Príncipes abandonaron la Expo a las 16.00 horas y regresaron en AVE a Madrid.

En la jornada también han pasado por la Expo el secretario de Estado de Turismo, Joan Mesquida, y la directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel.

Mesquida ha calificado de "esperanzador" el balance del sector turístico durante este verano, que, según ha considerado, "ha resistido mucho mejor la situación de deterioro económico que otros".

El secretario de Estado ha avanzado que los datos de agosto mejoran a los de julio en cuanto a ocupación y llegada de visitantes y ha resaltado que los principales mercados para España -Alemania, Reino Unido, Francia e Italia- se han comportado "relativamente bien".

Por su parte, Caffarel ha destacado el esfuerzo del Cervantes para difundir la Expo por todo el mundo, un acontecimiento que, en su opinión, está proyectando un país "moderno" y "preocupado" por un bien tan escaso como es el agua.

Estas visitas han llegado el día en el que la muestra ha celebrado el Día Nacional de Camerún, cuyo ministro de Energía y Agua, Jean Bernard Sindeu, ha reclamado que se refuerce la colaboración internacional para hacer frente al déficit de agua potable que sufre su país.

En su discurso oficial, Sindeu ha indicado que sólo el 32 por ciento de la población rural -que agrupa al 51 por ciento de los cameruneses- tiene acceso al agua, una cifra que se sitúa en el 45 por ciento para las zonas urbanas.

Además, ha lamentado no disponer de la tecnología necesaria para construir canales e infraestructuras apropiadas, y ha achacado la escasez de agua a la sequía, que en el norte del país está privando a la gente no ya de agua potable, sino de "agua sin más", ha dicho.

De los efectos del cambio climático ha tratado igualmente la científica zaragozana Cristina Tirado, quien ha asegurado en el pabellón de Iniciativas Ciudadanas, El Faro, que en menos de ochenta años "el mundo se va a quedar sin alimentos" para toda la humanidad.

Tirado, una de las integrantes del equipo que ganó el Premio Nobel de la Paz por su trabajo sobre el Cambio Climático, compartido con Al Gore, ha estimado que en menos de ochenta años habrá más de 200 millones de personas que pasarán hambre y entre 1.000 y 3.000 sufrirán sed.

Etiquetas