Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

EL PABELLÓN DE... GALICIA

La luz que ilumina el agua

Samuel Negredo (HERALDO.es)

El pabellón de Galicia está presidido por una pantalla gigante de 13 metros de longitud por siete de alto, formada por 3.000 muestras de agua recogidas durante cuatro meses en los 316 'concellos' gallegos. Para disfrutarla, primero obsérvela desde la lejanía (si quiere ver más que adivinar), y después acérquese mucho, para ver cuál es el truco: como si fueran gemas preciosas, los recipientes de plástico brillan formando un mosaico de agua y luz.

Si conoce algún municipio gallego, puede entretenerse en buscarlo en una de las pantallas informativas situadas en uno de los laterales y después localizar sus muestras de agua en la gran pantalla. Si por el contrario son territorios inexplorados para usted, elija un pueblo al azar y lea más detalles; incluso hay fotos de cada uno de ellos. Además, puede ver un interesante documental con el "así se hizo" de la instalación principal del pabellón.

Los visitantes se pueden relajar (¡y vaya si lo hacen!) sobre unos sillones de plástico -"minimalistas y de líneas puras", según uno de los guías- mientras disfrutan de las imágenes y la música 'chill out' que sale del acuófono, un moderno instrumento musical 'made in Galicia' que transforma la fuerza de las gotas de agua que caen sobre membranas plásticas en bellos sonidos sintéticos gracias al 'sampler' de un ordenador.

Lo que se escucha en la Expo es una grabación, pero si quiere saber más sobre este innovador instrumento, Julio A. Cuenca ofrece más detalles de este invento en su blog de Heraldo.es, y también lo puede descubrir en este original vídeo de YouTube:

 

Hay más oportunidades de entretenerse y descubrir Galicia en su pabellón: tres pantallas muestran de forma continua la relación entre esta Comunidad Autónoma y el agua, especialmente a través de la pesca. El principio de la sostenibilidad para los gallegos es "coger del mar solo lo que el mar deja coger", como explica otro de los guías turísticos. La última de las pantallas está concebida para descubrir los paisajes gallegos con vistas de 360º, pero el uso masivo ha provocado que no funcione del todo bien. Aunque no es lo mismo, siempre nos quedará Google Earth.

Los paneles luminosos de la entrada, colocados estratégicamente para crear un ambiente más tranquilo e íntimo en el interior, son un interesante compendio de la Galicia más característica: los Caminos de Santiago, los espacios naturales, las ciudades y villas vinculadas con el agua, las denominaciones de origen...

Si el pabellón de Galicia fuera un momento del día, sería la noche. Si hubiera que disfrutarlo con un solo sentido, el oído rivalizaría con la vista. Y si hubiera que situarlo en el tiempo, a pesar de la enorme tradición que atesora la Comunidad, la fuerte presencia tecnológica invita a pensar en caudalosas rías de futuro.

Etiquetas