Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

REGALOS CON VALOR AÑADIDO

Mucho más que un souvenir

Desde Heraldo.es queremos proponerles algo: sean solidarios, colaboren con el medio ambiente y busquen la originalidad. La muestra de Zaragoza lleva como título “Agua y Desarrollo Sostenible” y su objetivo es mejorar el mundo haciéndonos tomar conciencia de lo importante que es el agua y la sostenibilidad medioambiental. Al mismo tiempo que muestra la grave situación que viven los habitantes de algunos países del mundo que carecen de agua potable.

Por eso, una buena idea es llevar un regalo con valor añadido a los familiares que se han quedado en casa, a los amigos que esperan un recuerdo de nuestro viaje o a los niños que siempre agradecen cualquier presente. En esta Expo hay de todo para aquellos que quieren algo más y no tiene por qué ser muy caro.

Lo clásico

El café y el cacao son las estrellas del comercio justo. Estos productos se pueden encontrar en las tiendas oficiales de la Expo- esas cajitas azules decoradas con el dibujo de un paquete de regalo-. En ellas también se venden juegos de madera elaborados por estas cooperativas. Su precio no supera los nueve euros.

La solidaridad se concentra en un solo lugar, la tienda del Faro, este Pabellón concentra las iniciativas de numerosas organizaciones no gubernamentales y su tienda vende exclusivamente productos de comercio justo. “Sólo el agua y la leche de la cafetería no han sido elaboradas por estas cooperativas”, explican desde el pabellón.

En esta tienda no está Fluvi, pero se pueden encontrar camisetas de algodón biológico que se cultiva en campos de tierra fértil y viva, que han estado libres de pesticidas, herbicidas y fertilizantes sintéticos por lo menos durante tres años. Además se pueden encontrar, pañuelos, bisutería, muchos productos de alimentación, entre los que llama la atención el vino ecológico de Chile o la confitura de mango llegada desde Kenia.

Fluvi, es sostenible

Las tiendas oficiales de Expo tenían hasta hace poco tiempo a la venta un pequeño muñequito de Fluvi que era en realidad una tomatera. Los peques podían jugar hasta cansarse con ellos y después plantarla y a los pocos meses surgía una plantita. Una lástima, pero está agotado.

Sin embargo, no se han acabado unos pequeños sistemas para ahorrar agua de riego. Se colocan alrededor del tronco de la planta, tapando la maceta, y evitan que el agua evaporada se escape a la atmósfera. Ésta se condensa y vuelve a caer.

Además, se pueden encontrar bolígrafos de la mascota oficial de la Expo elaborados con almidón de maiz y cartón reciclado con dibujos pintados con algas.

Curiosidades imperdibles

Es cierto que en las tiendas de los países participantes se hace hincapié en sus productos típicos mucho más que en la sostenibilidad o la ayuda a los demás, pero Japón, por ejemplo, sirve el té en unos pequeños vasos cuya materia prima es la soja y que son biodegradables.

También se pueden encontrar en las tiendas, unos originales pedazos de cartón que se convierten en prácticas perchas con la ayuda de dos botellas de plástico.

La música no se escapa de este universo de la cooperación. Se ha editado un disco con sonidos de agua, músicas chill out de distintos países del mundo del que el 8% de los beneficios se destina a proyectos para llevar agua al tercer mundo.

Y en la tienda del Acuario Fluvial se une diseño y solidaridad. Allí se venden bonitos anillos, pulseras y colgantes cuyos beneficios se destinan a la ayuda al tercer mundo.

Además, no nos olvidamos de que las bolsas oficiales de la Expo, que contendrán todos estos regalos, están elaboradas con fécula de patata.

Etiquetas