Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

BUENOS CONSEJOS

Buscando un pedacito de cielo

Lugares como el Pabellón de Marruecos y sus fragancias del desierto norteafricano envueltas en la penumbra de la noche del oasis son un descanso. Entre los diez lugares más recomendados por los expertos ciudadanos que visitan habitualmente de la muestra, se encuentra la gran sala del Pabellón de Aragón donde se puede ver reflejado en varios riachuelos el audiovisual dirigido por Carlos Saura.

Pero aquellos que buscan un lugar para relajarse entre tanta gente pueden encontrar rincones donde dejar a un lado la tensión en cualquier momento.

Filipinas

Uno de los lugares más exóticos y alabados es, sin duda, el pequeño Spa del Pabellón de Filipinas donde cuatro fisioterapeutas y especialistas de estas islas realizan un masaje tradicional “hilot” con propiedades terapéuticas en espalda, brazos, cuello, manos y cabeza, durante quince minutos. Los tratamientos se realizan con aceites de coco, mango, romero, lavanda y flores típicas de Filipinas como el Ylang-ylang (una esencia muy cotizada entre las perfumerías parisinas) o la sampaguita.

Perla, la directora de Relaciones Públicas del pabellón, conserva en un pequeño cuaderno las experiencias de aquellos que pasan por las manos de estos exóticos masajistas y todo son halagos. Para todos ellos es una experiencia que merece la pena.“Una señora me dijo una vez que le había parecido estar en el cielo”, asegura esta amable filipina cuya intención es que los visitantes encuentren un rincón para relajarse.

El horario de este recomendado rincón es de 10.00 a 21.30 y se debe pedir cita en el mismo pabellón. Además, como asegura Perla es “gratis et amore”. Aunque es aconsejable dejar una propinilla a los profesionales que trabajan durante tantas horas.

También se encuentran masajes a la española

El pabellón de La Rioja ofrece tratamientos de vinoterapia, qué más, a través de los profesionales del Balneario de Arnedillo. Se trata de un masaje facial o podal con las beneficiosas propiedades de la uva para aquellos afortunados que hayan reservado cita en www.lariojaturismo.com. Para los días 11 y 12 de septiembre.

Del aroma de la uva al de las flores

Para muchos el Jardín de los Tapices es, sin duda, el lugar más relajante del recinto Expo. Se trata de un pequeño espacio situado en la segunda planta de los pabellones expositivos de las comunidades autónomas y alberga un tapiz del Museo de los Tapices de la catedral de La Seo “Bautismo del Jordán”. A su alrededor se puede disfrutar de un gran tapiz floral obra del paisajista Javier Mariátegui Valdés que combina los aromas de las plantas con el agua de los riachuelos.

A la hora de comer

A mediodía o para relajarse del fragor de la batalla las eternas filas la ribera del Ebro es el lugar perfecto. Junto a las gradas fluviales donde se ve por la noche el espectáculo del Iceberg se han colocado bancos y mesas bajo los árboles del soto que dan una agradable sombra y donde se disfruta de varios grados menos de temperatura ya que el agua está a nuestros pies. Es, sin duda, un buen lugar para relajarse.

Para los noctámbulos

Dos consejos: la terraza del Acuario Fluvial es un lugar muy tranquilo para ver el Iceberg. Se abre al público a partir de las 22.00 horas de la noche y, aunque un pelín cara, merece la pena.

La segunda sugerencia es otra terraza, la que se encuentra situada en el tejado del Pabellón de la Provincia de Zaragoza. Se accede por las escaleras mecánicas y es un lugar muy tranquilo para tomar unas cervezas por la noche. Esta amplia terraza forma parte de la cubierta verde de los pabellones y cuenta con rincones muy agradables para tumbarse y disfrutar de la noche junto al Ebro.

Etiquetas