Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ZARAGOZA

La Policía Local pone este verano 41 denuncias a veladores, la mitad que el año pasado

La Policía Local de Zaragoza ha interpuesto en lo que va de verano 41 denuncias a veladores de la ciudad, la mitad que el año pasado. Principalmente, las multas se han debido a la carencia de la preceptiva licencia municipal o a la ocupación de más superficie de la autorizada por el Ayuntamiento de Zaragoza.

Cada año son menos las sanciones que la Policía Local formula por irregularidades en el funcionamiento de las terrazas de verano. De hecho, en 2006 se llegó a las casi 300 multas mientras que en 2007, se redujo a 90. Según algunas fuentes consultadas, no es que se haya minimizado la vigilancia sobre el sector sino que cada vez los hosteleros están más concienciados de cumplir la normativa vigente sobre veladores.

En concreto, según datos facilitados por el Ayuntamiento de Zaragoza, este verano (de junio al 16 de agosto) los agentes han sancionado a 22 hosteleros por carecer del permiso municipal necesario para poder sacar mesas y sillas a la calle (de ellos, 10 ni siquiera tendrían posibilidad de pedir una autorización y regular el servicio). Mientras, se ha multado a una docena por la ocupación de mayor superficie de la autorizada. Hay que destacar que este año el número de denuncias por incumplimiento del horario de cierre ha caído notablemente. De hecho, solo se han puesto tres.

La tónica general de los últimos años es que las denuncias solo se interpongan de oficio. Es decir, son los propios agentes los que detectan las anomalías en sus patrullas habituales por las calles. Ya son pocas las veces que se acude por requerimientos ciudadanos, por el ruido que originan o porque superan el horario establecido en la normativa.

Campaña con pocas ventas

Los hosteleros muestran su satisfacción por este balance. Especialmente, porque la mayoría de denuncias se centran en impedir que estén abiertas terrazas que carecen de licencia (se tiene que solicitar previamente a Servicios Públicos). Según explicaron algunas fuentes consultadas, la reducción de las denuncias demuestra y certifica la poca clientela que han tenido durante este verano. De hecho, algunos propietarios aseguran que la Expo no está teniendo el tirón que esperaban y que sus beneficios se han reducido entre un 50% y un 60% respecto al mismo periodo del año pasado.

Los establecimientos no han hecho la caja que creían, ya que el recinto de Ranillas ofrece una interesante oferta gastronómica y cultural que atrae tanto a los visitantes como a los propios zaragozanos. La escasa facturación afecta por igual a los establecimientos del centro de la capital aragonesa y de los barrios tradicionales.

Los hosteleros ya no creen que puedan recuperar dinero, ya que tendrán que retirar las terrazas a principios de noviembre (cuando se acaba la campaña de este año). De hecho, están en contra de la propuesta que ha puesto sobre la mesa el Consistorio zaragozano de que alguna zona del recinto de Ranillas se abra durante las fiestas del Pilar y haya también servicio de restauración.

Precisamente, esos son días de una buena caja para las terrazas si el tiempo acompaña. Para compensar las pérdidas, los hosteleros tienen previsto solicitar la ampliación de los horarios de los establecimientos durante el Pilar.

El precio por un velador (una mesa y cuatro sillas) puede oscilar entre 1,23 euros (aquel hostelero que pertenece a la Asociación de Veladores y se atiene al convenio) o 268,34 (en una calle de categoría especial y que no se acoge al acuerdo).

Etiquetas