Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ARQUITECTURA EXTERIOR

Formas concentradas

El recinto de la Expo es una macedonia de elementos arquitectónicos de primer orden, en la que se aglutinan edificios singulares con vocación de permanencia y construcciones temporales que están llamadas a abandonar el recinto de Ranillas cuando hayan cumplido su función.

Samuel Negredo (HERALDO.es)

Las plazas son los lugares más adecuados para disfrutar de las estructuras emblemáticas, gracias al amplio espacio abierto del que se disfruta. Solo desde la plaza Aragón se tiene una buena perspectiva de la 'cesta de frutas' ideada por los arquitectos Olano, Mendo, Navarro y Lassa.

En el otro extremo de la avenida 2008, la gran explanada abierta de la plaza Expo es un buen lugar para hacerse cargo del conjunto formado por el Palacio de Congresos, la Torre del Agua y las nuevas estructuras que cruzan el Ebro.

Sin embargo, la cercanía provoca que la innovadora obra de Zaha Hadid eclipse el también vanguardista puente del Tercer Milenio. Debido a la instalación artística de la entrada, incluso el Pabellón Puente tiene quién le haga sombra, por lo que es recomendable cruzar hasta la margen derecha para disfrutar de él en toda su plenitud.

La Expo no muestra su mejor cara de puertas afuera. Las fachadas grises de los pabellones de participantes y la parte posterior de escenarios como el de la Plaza Aragón y los módulos prefabricados de servicios son señales de un espacio urbano que en algunos tramos se antoja endogámico, en contraste con los acogedores recintos de entrada y la Torre del Agua, que se abren al exterior.

Obviando la congestión, los pequeños detalles son los que ganan la partida. Deténgase, por ejemplo, en las palabras de la cubierta textil que cubre la Avenida 2008, en los surcos en el bambú del 'bosque' de Patxi Mangado, en los reflejos de la 'cesta de frutas' de Aragón, en las curvas de la Torre del Agua, en las infinitas diagonales que cruzan el perfil del palacio de Congresos y en los pétalos del gladiolo que la arquitecta bagdadí dejó varado a orillas del Ebro.

Etiquetas