Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

TRIBUNALES

Condenado a seis años como cómplice de la violación de una menor durante el Pilar

El agresor, de 15 años, violó a la víctima, de la misma edad, en la zona del Rollo. El joven juzgado ayudó a su amigo a retener a la chica.

La Sección Tercera de la Audiencia de Zaragoza ha condenado a seis años de prisión al joven de origen africano Juan Antonio Obama Nguere, por su "cooperación necesaria" en la violación de una menor durante las fiestas del Pilar de 2007. La Policía detuvo como presunto autor de la agresión sexual a un adolescente de 15 años, de nacionalidad marroquí, que todavía está pendiente de juicio. Sin embargo, según declaró la agredida, en los hechos intervinieron cuatro chicos. El que abusó de ella, el ahora procesado y otros dos que no pudieron ser identificados.

El fiscal pidió que Juan Antonio Obama fuera condenado a doce años de cárcel por su colaboración en la violación, así como a una multa de 300 euros por una falta de lesiones. La abogada encargada de la defensa, Olga Oseira, negó la participación de su cliente en los hechos y solicitó la libre absolución. Al final, el tribunal ha optado por una decisión intermedia, condenando al joven a seis años como cómplice de una agresión sexual. De igual modo, le impone la obligación de mantenerse alejado de la víctima por un periodo de tres años, así como a indemnizarla con 601 euros por los daños morales.

Aprovecharon que estaba sola

Los hechos ocurrieron la noche del 12 al 13 de octubre de 2007, en el entorno de la zona de copas del Rollo. La víctima, de 15 años, acompañada de un amigo, salió a dar una vuelta sobre las 22.00. Sobre las 00.30 del día 13, el chico decidió regresar a casa, y le preguntó a la menor si quería volver con él. Sin embargo, ella prefirió quedarse un poco más con un grupo de conocidos, entre los que se encontraban los procesados.

Según recoge la sentencia, aprovechando que la joven se había quedado sola, uno de los menores se dirigió a ella con la finalidad de tener un escarceo sexual, pero fue rechazado. El menor no aceptó la negativa de la muchacha, y empezó a practicarle tocamientos por encima de la ropa contra su voluntad. La víctima siguió resistiéndose, por lo que fue sujetada por dos de los amigos del agresor. Mientras, el procesado se quedó parado y no hizo nada para evitar la violación.

La tiró al suelo de un bofetón

En un momento dado, la joven llegó a proferir insultos contra sus agresores, a lo que el menor que estaba abusando de ella reaccionó propinándole una fuerte bofetada que le hizo caer al suelo. El chico no depuso su actitud violenta, y aprovechó que la menor se encontraba desvalida para volver a violarla. Ninguno de los presentes trató de mediar.

Consumada la agresión, la adolescente se vistió rápidamente con la intención de marcharse, pero no se lo permitieron. Sin embargo, en ese momento, la víctima recibió una llamada de su padre, preocupado al saber que su amigo había vuelto a casa y su hija no. Pese a la dramática experiencia que acababa de sufrir, la chica reaccionó con habilidad. De hecho, hizo creer a sus agresores que quien le llamaba era una amiga y le facilitó la dirección donde se encontraba.

El padre se desplazó rápidamente a la calle de Moncasi, donde tuvieron lugar los hechos, y una vez en el coche fue informado de lo sucedido. Tras avisar a la Policía, el presunto autor material de la violación y Juan Antonio Obama Nguere fueron identificados.

Etiquetas