Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ZARAGOZA

La avenida de Madrid acumula tres roturas de tuberías desde el sábado

La tubería general de abastecimiento de agua de la avenida de Madrid de Zaragoza acumula tres reventones desde el sábado y los operarios municipales aún siguen trabajando para restituir los tramos dañados y reponer el pavimento. La última avería se produjo el lunes a las tres de la tarde a la altura del número 174 y dejó sin suministro a unos 500 vecinos hasta el mediodía de ayer. El Ayuntamiento de la capital anunció que mañana estarán finalizados todos los trabajos en la avenida, que han obligado a cortar en las zonas afectadas un carril de circulación.

Según fuentes del Área de Infraestructuras, los tres reventones han afectado a una misma tubería de abastecimiento, de 300 milímetros de diámetro y fabricada con fibrocemento, un material antiguo y propenso a las roturas. Añadieron que ya está prevista la sustitución completa de las canalizaciones de agua de la avenida de Madrid, una de las zonas de la ciudad que más problemas tiene por la antigüedad de sus instalaciones subterráneas. Estas obras, que comenzarán el próximo año, se aplazaron para que no coincidieran con la Expo 2008.

El primer reventón se produjo el sábado, a la altura del 168 de la avenida, y obligó a hacer obras hasta el domingo. El lunes llegaron dos más. Uno se produjo sobre las cinco de la madrugada, enfrente del portal número 200, y afectó a unas 100 personas. Horas después, sobre las tres de la tarde, una nueva rotura abrió la calle junto al 174.

La última avería ha sido la más complicada de reparar por la cantidad de servicios afectados y la necesidad de suspender los trabajos al llegar la noche por falta de visibilidad. No en vano, fuentes municipales confirmaron que hasta el mediodía de ayer no se pudo restablecer por completo el abastecimiento de agua en la zona.

El Ayuntamiento explicó que las roturas se producen tanto por los procesos de dilatación de las tuberías, vinculados a los cambios de temperatura, como por el aumento de la presión derivado del descenso en el consumo. Por eso, son más habituales en verano. No obstante, se considera que los tres reventones están relacionados al tratarse de una misma tubería. Tras una reparación, al volver a meter agua en la canalización es fácil que se rompa por el cambio de presión, sobre todo si es de fibrocemento.

Además, una de las causas de los constantes reventones en la avenida de Madrid se encuentra en que cuando se procedió a su reforma, a finales de los 80, no se sustituyeron las viejas canalizaciones subterráneas. En la actualidad, ya no se acometen así las obras y siempre que se abre una calle se cambian las tuberías.

Pese a los últimos reventones, desde el Ayuntamiento se insiste en la reducción del número de roturas desde que se puso en marcha el plan de mejora de la calidad del agua en 2002. El año pasado, hubo 382 averías de este tipo, aproximadamente la mitad de las que se producían hace una década.

El principal motivo de esta mejora es que desde que se puso en marcha el plan se han renovado 143 kilómetros de canalizaciones y se han rehabilitado otros tres. En concreto, de los 1.200 kilómetros de conducciones de abastecimiento y saneamiento de agua, aproximadamente unas 700 son de fundición dúctil, un material más resistente a los cambios de temperatura y presión.

Pero aún están pendientes de renovación unos 350 kilómetros de tuberías de fundición gris o fibrocemento. Además de la avenida de Madrid, que es la que mayor número de reventones acumula, Gran Vía, Madre Vedruna, Fernando el Católico o los barrios de Las Fuentes, Romareda y Las Delicias suelen sufrir frecuentes roturas en sus canalizaciones.

Etiquetas