Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

EN PRIMERA PERSONA...

Manuel Laínez: “En EE.UU. las mujeres hacen la compra en segway”

Laínez es comercial de ¿Segway Aragón¿ y ofrecen paseos turísticos para grupos por las riberas del Ebro. Afirma que este sistema de transporte de dos ruedas no es nada difícil de utilizar y además de ser ecológico, tiene una gran movilidad.

¿Cómo son los paseos que se organizan en segway?

Hacemos rutas de 90 minutos por las riberas del Ebro, desde una pista de patinaje que hay en Echegaray y Caballero, hasta la Expo, y vuelta por la otra ribera. Durante el recorrido, además, el guía explica detalles turísticos, así como de la flora y la fauna del lugar.

¿Se puede ir en segway por todos lados?

No, está catalogado para usarse en zonas peatonales, carriles bici y andadores, pero nunca por la carretera. En los paseos turísticos alcanza una velocidad de 7 kilómetros por hora, pero si hay peatones nos adaptamos a la velocidad requerida. Eres un paseante normal.

¿Qué hay que hacer para disfrutar de uno de estos paseos?

Hay que reservarlo previamente con al menos un día de antelación por teléfono al 637489434 o al 976399201. Aunque también se puede hacer por correo electrónico, mandando un email a zaragozea@smobit.com. Se pueden elegir cinco horarios para el paseo: 10.00, 12.00, 17.00, 19.00 y 21.00. Los más bonitos son los de la noche porque es más especial y no hace tanto calor. Además es más divertido porque vamos con frontales, estas luces que usan los escaladores.

¿Hay algún límite de edad?

Sí, la edad mínima son 14 años, pero no existe un tope. Simplemente es necesario que tengan una movilidad suficiente para subirse a la plataforma.

¿Y de gente?

Sí, no hacemos paseos de menos de dos personas, y el máximo son ocho para que el grupo sea controlable.

Hablemos de precios…

Son 25 euros por persona más IVA, y con la tarjeta Zaragoza Card se hacen descuentos. Para los grupos grandes se pueden negociar recorridos más cortos y otros precios.

¿Hay gente que no consigue adaptarse al sistema?

No, siempre hay gente más hábil que otra, pero todo el mundo se hace con el vehículo y nadie ha tenido mayores problemas para pasear con ellos.

¿Seguirá el servicio cuando acabe la Expo?

Sí, nosotros ya llevábamos tres años haciendo rutas por el Parque Grande, y ahora nos concedieron la licencia para hacerlo por las riberas, así que se mantendrán las dos rutas.

Usted dice que es fácil, pero ¿cómo funciona este ‘aparatejo’?

Es muy sencillo, simplemente hay que subirse en la plataforma y agarrarse al manillar. Para ir hacia delante hay que echar el cuerpo adelante, y para frenar, hacia atrás, unos sensores lo detectan y hacen el movimiento deseado. Luego, en el manillar hay una manivela para girar a los lados. Antes de cada paseo hacemos 15 minutos de cursillo para aprender a manejarlo.

Y la velocidad, ¿cómo se regula?

El segway tiene tres velocidades que se eligen con una llave: la negra, que es la que usamos en los paseos, tiene un límite de 7 km/hora, la amarilla son 12 km/hora y la roja 20km/hora.

¿Qué impresión se lleva la gente después del paseo?

A todo el mundo le gusta, unos salen encantados, otros aplauden, otros dicen que por qué no lo habían conocido antes…No hay nadie que diga “esto no me gusta”. Hay algunos que se interesan por comprarlos, pero de momento los precios son caros, aunque el consumo es mínimo.

¿Quiere decir usarlos por la ciudad de manera privada?

Sí, como son eléctricos, solo consumen 18 céntimos al día. Hay policías y empresas de seguridad que ya los utilizan. Y en países como Estados Unidos, que es donde se inventó, hay mujeres que van a hacer la compra en segway, incluso los ‘customizan’ para ellas. Funciona con baterías de litio que se cargan en cualquier momento, en cualquier enchufe. Y puede llegar a tener 40 kilómetros de autonomía.

Pero aquí la gente sigue mirándolos sorprendida por la calle…

Sí, creo que es cuestión de tiempo que se implante en España también. Cada vez la gente lo ve como más habitual, antes nos miraban raro, ahora ya saben lo que es. Incluso para personas con poca movilidad es útil porque se les puede instalar una silla y así sentarse cuando se cansen. Tiene más autonomía que una silla de ruedas para según que casos.

Etiquetas